Bloggermania

Críticas de Cine

Lun12182017

Last updateDom, 17 Dic 2017 1am

Black Hawk derribado

Black Hawk Down

La guerra civil en Somalia, largo tiempo ignorada por la opinión pública, fue noticia al revelarse el número de 300.000 muertos de hambre. Los llamados señores de la guerra estaban provocando un auténtico genocidio. Las tropas que la ONU envió para distribuir ayuda humanitaria a la población civil no tuvieron éxito. Finalmente Estados Unidos envió soldados profesionales, bajo el mando del general Garrison, para poner fin al reinado de terror de uno de estos señores de la guerra, Mohamed Farrah Aidid. El 3 de octubre de 1993, 160 hombres, 19 helicópteros y una docena de vehículos entraron en el mercado de Bakara, en Mogadishu y secuestraron a dos de los principales colaboradores de Aidid, en la creencia de que golpe debilitaría su posición. La retirada se retrasó por atender a un soldado herido, de modo que las milicias somalíes tuvieron tiempo para organizarse y repeler la agresión. Los pesados helicópteros Black Hawk, inmóviles a baja altura, fueron presa fácil; uno de ellos fue derribado y media hora después caía otro que acudía en su ayuda. Los Delta Force nunca dejan a nadie atrás, así que su retirada fue cada vez más compleja, cargando heridos y muertos, en una ciudad hostil, rodeados por miles de combatientes enemigos. La batalla duró dieciocho horas y se saldó con la muerte de diecinueve soldados norteamericanos y cerca de un millar de somalíes. Políticamente, fue un fracaso que solo sirvió para acelerar la retirada de tropas estadounidenses de diversos lugares del mundo.

Black Hawk derribado es una extraordinaria película de guerra. Sin entrar en juicios morales sobre las razones de unos y de otros, sobre el número de bajas respectivo, o sobre el posible triunfalismo de los realizadores norteamericanos, se trata de una de las batallas mejor filmadas que hay. Ridley Scott (Blade Runner; Gladiator) está en un extraordinario momento creador y ha confeccionado un fresco épico en el que conviene destacar una puesta en escena visual que permite saber en cada momento donde está cada quien, qué está pasando y a quién atacan. Hay cien minutos de combate que en ningún momento se hacen tediosos o aburridos. El despliegue de medios ha sido apabullante, ocho cámaras filmaban cada escena para tener todos los puntos de vista posibles. En diversos momentos el espectador cree seguir a un reportero de la CNN sobre el terreno. En ese sentido, se puede decir que el único guión de la película es seguir la acción, sin sorpresas; como en los primeros tiempos del cine la cámara es un testigo y muestra lo que ve, sin organizar una historia.

Black Hawk derribado está rodado con crudeza y sin concesiones. Ridley Scott lleva al espectador a la dura realidad de la guerra, sin alardes desagradables pero sin ahorrar nada. Visualmente poderosa, cuenta con numerosos planos antoló-gicos como el de los combatientes soma-líes rezando en la playa antes de acudir al combate, el del convoy estadouni-dense en plena retirada que se detiene para no atropellar a una mujer que lleva en los brazos a su pequeño muerto, el del general Garrison recogiendo la sangre que derrama uno de sus hombres, o la sorprendente llegada de los supervivientes al campo de fútbol. Se trata de una película más matizada de lo que podría parecer a primera vista, donde la clave, sin duda, la da el diálogo del líder somalí con su prisionero norteamericano: "¿Qué hacen aquí? Ésta es una guerra civil y solo se terminará con la victoria de uno de los bandos". Una gran película bélica, sin más historia que el combate, sin conclusión y sin los tópicos al uso, que deja una fuerte impresión de verdad y de obra bien hecha. F.G.-D.

Director: Ridley Scott. Intérpretes: Josh Hartnett (Sargento Matt Eversmann), Ewan McGregor (Compañía Clerk John Grimes), Tom Sizemore (Teniente Coronel Danny McKinght), Eric Bana (Sargento de 1ª Clase Norm Hooten), William Fichtner (Sargento Mayor Paul Howe), Ewen Bremner (Especialista Mike Kurth), Kim Coates (Soldado Wex), Hugh Dancy (Sargento de 1ª Clase Kurt Schmid), Ioan Gruffud (Sargento Beales). País: Estados Unidos. Año: 2001. Producción: Branko Lustig, Chad Oman, Mike Stenson y Simon West para Columbia Pictures Corporation, Jerry Bruckheimer Films, Revolution Studios y Scott Free Productions. Guión: Ken Nolan y Steve Zaillian; basado en el libro de Mark Bowden. Música: Hans Zimmer, Jeff Rona y Mel Wesson. Fotografía: Slavomir Idziak. Dirección artística: Pier Luigi Basile y Marco Trentini. Montaje: Pietro Scalia. Estreno en Madrid: 22-II-02. Distribuidora cine y vídeo: Columbia TriStar. Duración: 144 minutos. Género: Drama bélico. Premios Principales: Oscar 2002 al mejor montaje (Pietro Scalia) y sonido (Michael Minkler, Myron Mettinga y Chris Munro); Nominado a Mejor Fotografía (Slavomir Idziak) y Mejor Director (Ridley Scott). Nominado en los BAFTA 2002 a Mejor Fotografía, Mejor Montaje y Mejor Sonido. Público adecuado: jóvenes. Contenidos especiales: V+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información