Bloggermania

Críticas de Cine

Lun12182017

Last updateLun, 18 Dic 2017 1am

Demolition Man

Demolition Man

Después de dos sonoros fracasos comerciales en sus intentos de hacer comedia, Sylvester Stallone ha logrado reconciliarse con la taquilla con su vuelta al cine de acción. Ahí están Máximo riesgo y ahora Demolition Man, una violenta película policiaca de ciencia-ficción, en la línea habitual de todas las producciones de Joel Silver.

Stallone interpreta esta vez a John Spartan, un temerario policía del siglo xx que fue condenado a la hibernación criogénica por sus métodos ultraviolentos. Al cabo de los años, en el 2023, le descongelan en la ciudad de San Ángeles –megalópis que abarca Los Ángeles, San Diego y Santa Bárbara–, para que persiga a un cruel asesino de su época (Wesley Snipes) que ha conseguido salir accidentalmente de su proceso de hibernación. La trama se complica cuando Spartan se ve involucrado en la lucha de un desharrapado grupo de resistencia contra el Doctor Cocteau, un dictador megalómano que ha conseguido convertir la ciudad en un modelo de corrección política: no hay crímenes desde hace años, y el café, el tabaco, el alcohol y el sexo natural están prohibidos. En realidad, Cocteau aspira a hacerse con el dominio del mundo. Sin quererlo, Spartan será usado por él contra la resistencia.

La película es una trepidante sucesión de secuencias de acción, rodadas con eficacia por Marco Brambilla, un joven y famoso publicista milanés que debuta como director en esta película. En el haber de la película cabe reseñar también la magnífica fotografía de Alex Thompson, un original diseño de producción y unos efectos especiales muy espectaculares. Por su parte, el guión incluye algunos divertidos elementos irónicos, con cierta carga de crítica social, sobre lo que podría suceder si el mundo actual evolucionara como hasta ahora. Pero son reflexiones muy superficiales, y a veces groseras, que no añaden demasiado al maremagnum de choques, explosiones, persecuciones y tiroteos. Esta total ligereza de fondo afecta negativamente a los diálogos –muy pobres–, a la definición de personajes –totalmente arquetípicos– y, por tanto, a las interpretaciones de los actores. Aunque cabe destacar en todo caso las poderosas caracterizaciones de Wesney Snipes y, sobre todo, de Sandra Bullock, una actriz con gran futuro.

En fin, la típica película de acción maniquea y previsible. De todos modos, si no se es muy exigente con sus vulgares concesiones –incluidos un par de detalles exhibicionistas–, sirve para pasar el rato. J.J.M.

Director: Marco Brambilla. Intérpretes: Sylvester Stallone (John Spartan), Wesley Snipes (Simon Phoenix), Sandra Bullock (Lanina Huxley), Nigel Wawthorne (Dr. Raymond Cocteau), Benjamin Bratt (Alfredo García), Bob Gunton (Jefe George Earle). País: Estados Unidos. Año: 1993. Producción: Joel Silver, Michael Levy y Howard Kazanjian, para Warner Bros. Argumento: Una historia de Robert Reneau y Peter M. Lenkov. Guión: Daniel Waters, Robert Reneau y Peter M. Lenkov. Música: Elliot Goldenthal. Fotografía: Alex Thompson. Dirección artística: David L. Snyder. Montaje: Stuart Baird. Estreno en Madrid: 21-I-94 (Aluche, Amaya, Benlliure, Excelsior, Juan de Austria, Novedades, Palacio de la Música). Distribuidora cine: Warner. Distribuidora vídeo: Warner. Duración: 128 minutos. Género: Ciencia-ficción. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: V S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información