Bloggermania

Críticas de Cine

Lun10232017

Last updateLun, 23 Oct 2017 2am

Hijos de un mismo Dios

Edges of the Lord

Se estrena esta película americana de sabor polaco, Hijos de un mismo Dios, de Yurek Bogayevicz y protagonizada por el ya famoso niño Haley Joel Osment. Ambientada en la Polonia ocupada de la II Guerra Mundial, cuenta la historia de un chico judío que se hace pasar por católico para no morir a manos de los nazis. Un sacerdote le cuidará y protegerá con riesgo para su vida.

La historia de Hijos de un mismo Dios es prometedora. Pero tal promesa sólo se cumple a medias. Sus innegables valores no eclipsan los otros factores claramente discutibles del film. Romek —Haley Joel Osment— es un chaval judío de Cracovia, cuyos padres, oliendo de cerca el exterminio, deciden enviarlo lejos bajo la apariencia de católico. Para ello cuentan con la generosa ayuda de Gnieco, un granjero católico que le acoge en su familia como un hijo más. Así como sus nuevos hermanos son al principio muy hostiles —en especial Vladek—, siempre tendrá la ayuda del cura del pueblo —Willem Dafoe—, que le protegerá. El sacerdote, en la catequesis de la primera comunión, les propone a los chicos un juego: cada uno elegirá a un apóstol, se documentará y tratará de vivir como él. Por este motivo, poco a poco Romek irá haciendo nuevos amigos, como Tolo —que hará de Cristo— y María, que representará a La Magdalena.

Como ven, la trama es interesante y cuenta con un solvente trabajo interpretativo, pero se pierde por unos caminos que debilitan mucho el resultado final. Esos caminos son, en definitiva, el excesivo énfasis en la violencia interna, física o psicológica, que atraviesa el film. Los niños son víctimas o protagonistas de situaciones inhumanas, incluso morbosas, y lo que podría ser una película impactante, pero sólidamente positiva, como La vida es bella, se queda en una sórdida e inquietante constatación de un horror que ya se nos ha contado mil veces. El factor católico casi sucumbe entre tanta desolación sin respuesta.

Ciertamente es muy loable el apunte histórico por el que se ve a un sacerdote católico arriesgando su vida por los judíos, algo que fue una práctica no poco extendida, pero incluso el personaje del presbítero está insuficientemente desarrollado y podría haber dado mucho más de sí. Muy interesante es la figura de Gnieco, el granjero, de una consistencia humana grande, configurada por su corazón católico, pero que también, al final, sabe a poco. Y es que el peso dramático está en los niños y su forma de interiorizar la guerra, que es precisamente lo que no funciona por su tratamiento turbio. Aunque es hermoso cuando Romek declara su agradecimiento a los católicos que le han ayudado a seguir siendo lo que él era.

También hay una acentuación del elemento ascético y de resignación sufriente, sin que apenas se perciba la alegría de la fe. No tanto por la escena en que el sacerdote se flagela, como por el tono general del film, un tanto deprimente. Asimismo se dan situaciones un tanto inverosímiles, como la fuga diaria de judíos que saltan desde un tren de prisioneros; también resulta un poco tópico el perfil plano del nazi medio, idéntico al de tantas otras películas, sin brizna de originalidad. En fin, una decepción que se nos olvidaría si se estrenase en España Hijo de María, la conmovedora película de la directora musulmana Fereshteh Taerpour sobre la amistad entre un niño islámico y un sacerdote católico, y que ha sido la película bandera del Festival de Cine Espiritual que se celebró en la primera quincena de diciembre de 2001 en Roma. Pero permítanme ser escéptico. No creo que lleguemos nunca a verla. J.O.

Director: Yurek Bogayevicz. Intérpretes: Haley Joel Osment (Romek), Willem Dafoe (Sacerdote), Richard Banel (Vladek), Liam Hess (Tolo), Olaf Lubaszenko (Gniecio), Olga Frycz (María). País: Estados Unidos-Francia. Año: 2001. Producción: Zev Braun, Philip Krupp y Avi Lerner para Millenium Films. Guión: Yurek Bogayevicz. Música: Jan A. P. Kaczmarek. Fotografía: Pawel Edelman. Dirección artística: Mayling Cheng. Montaje: Dennis Hill. Estreno en Madrid: 11-I-02. Distribuidora cine y vídeo: Filmax. Duración: 96 minutos. Género: Drama. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: V+ S.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información