Bloggermania

Críticas de Cine

Mié11222017

Last updateMié, 22 Nov 2017 1am

Inquietud

Inquietude

Tres narracciones diferentes, engarzadas de modo singular, componen esta nueva película del nonagenario cineasta portugués Manoel de Oliveira (A caixa, El convento, Party, Viaje al principio del mundo), que sigue dando muestras de una vitalidad creativa sorprendente. En la primera historia —basada en la obra teatral Los inmortales, de Helder Prista Monteiro—, dos famosos y solitarios médicos, padre e hijo, se enfrentan sin esperanza a la decrepitud. El padre incitará al hijo al suicidio para evitarle el sufrimiento del olvido. Cuando cae el telón de esta farsa, la acción se traslada —de la mano del cuento Suzy, de Antonio Patricio— al Oporto de los años 30, donde una cortesana recuerda su frustrante existencia mientras se debate en el quirófano entre la vida y la muerte. Entre tanto, un amigo del hombre con que el que esta mujer mantuvo un intenso romance le consuela contándole —según la reelaboración del mito popular que hizo Agustina Bessa-Luis— la leyenda de Fisalina, una joven que descubre un día que sus dedos se han vuelto de oro, señal de que ha sido elegida para ser durante mil años la nueva reina de un río.

Compleja y fascinante a la vez, esta película ha sido definida por el propio Manoel de Oliveira como «un triple acercamiento, desde el silencioso vértigo de la muerte, a ese deseo latente de alcanzar la inmortalidad que tienen todos los hombres». El cineasta afronta este misterio central del hombre —sobre el que se ha edificado la cultura occidental, como bien remarcan los versos griegos que lee en su idioma la actriz Irene Papas— sin discursos ni proclamas explícitas, sino a través de una críptica y sutil exposición artístico-literaria, que exige del espectador un notable esfuerzo intelectual. En una visión superficial de la película, podría pensarse que Oliveira, sin renunciar del todo a una visión cristiana de la vida, se limita a tontear con la fascinación pagana por la muerte y el más allá. Pero una lectura más profunda permite descubrir que este cóctel de elementos literarios y visuales conforma misteriosamente una dura crítica al materialismo actual, desde una aceptación bastante nítida de los misterios de la providencia divina y de la inmortalidad del alma humana.

En todo caso, a pesar de su tempo lento y contemplativo —excesivo quizá en algunos pasajes—, la película tiene una enorme capacidad de fascinación: por la riqueza de sus diálogos, por las excelentes interpretaciones y por una puesta en escena de gran vigor dramático y con una resolución visual muy sugestiva. J.J.M.

Director: Manoel de Oliveira. Intérpretes: Los inmortales: Luis Miguel Cintra (el hijo), José Pinto (el padre), Isabel Ruth (Marta). Suzy: Diogo Dória (Él), Leonor Silveira (Suzy), Rita Blanco (Gabi), David Cardoso (El amigo). La madre del río: Irene Papas (la Madre), Leonor Baldaque (Fisalina), Ricardo Trepa (El novio). País: Francia-Portugal-Suiza-España. Año: 1998. Producción: Paulo Branco y José María Morales, para Madragoa Filmes, Wanda Films, Gemini Films y Light Night, con la participación del Instituto Potugués da Arte Cinematográfica e Audiovisual, Radiotelevisao Portuguesa, Cámara Municipal de Porto, Centre National de la Cinematographie y Canal +. Argumento: La pieza teatral Los inmortales, de Helder Prista Monteiro; el cuento corto Suzy, de Antonio Patricio, y Madre de un río, reelaboración de una leyenda popular por Agustina Bessa-Luis. Guión: Manoel de Oliveira. Música: Philippe Morel. Fotografía: Renato Berta. Dirección artística: Isabel Branco. Montaje: Valérie Loiseleux. Estreno en Madrid: 11-IX-98. Distribuidora cine: Wanda. Distribuidora vídeo: Filmax. Duración: 110 minutos. Género: Drama. Premios principales: Selección Oficial en el Festival de Cannes 1998. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información