Bloggermania

Críticas de Cine

Jue03302017

Last updateJue, 30 Mar 2017 2am

La herida luminosa

La herida luminosa

José Luis Garci (Las verdes praderas, El crack, Volver a empezar) continúa su particular trilogía melodramática —iniciada con Canción de cuna, de Gregorio Martínez-Sierra, y que culminará con El abuelo, de Galdós— con esta adaptación libre de la célebre obra del catalán Josep Maria de Sagarra, galardonada con el Premio Nacional de Teatro en 1955 y poco después llevada al cine por Tulio Demicheli.

Leer más: La herida luminosa

La ceremonia

La ceremonie

Se ve que es un argumento querido este de Las criadas de Jean Genet: últimamente —con leves diferencias marcadas por la reproducción de sucesos reales o bien por modificaciones creativas del guionista— se han realizado varias películas de criadas que asesinan a sus señores.

Leer más: La ceremonia

Llévame

Emmène-moi

Sophie, una joven de aspecto frágil que esconde un carácter bastante amargo, regresa a su ciudad con la única intención de encontrarse con Vincent, su amante de toda la vida.

El director construye un ensayo sobre la pasión, el amor, los sentimientos y el engaño. Un tono serio, que parece reflexivo y académico, y no pasa de aburrido, para descubrir lo de siempre, sin ahorrar ninguna explicación. P.A.U.

Leer más: Llévame

La fuerza del cariño. La historia continúa

The Evening Star

En 1984, La fuerza del cariño conquistó cinco Oscars, incluido el de mejor película. Ahora llega una secuela, que recuerda a La última sesión y a Texasville, ambas de Peter Bodganovich: además de rodarse con una amplia diferencia de años, se basaron también en novelas de Larry McMurtry, ganador del Pulitzer.

Leer más: La fuerza del cariño. La historia continúa

Los tres mosqueteros

The Three Musketeers

Claro ejemplo de cómo se puede estropear una obra clásica por modernizar sus contenidos de un modo zafio. La novela de Alejandro Dumas sirve de excusa para una retahíla de concesiones a la galería, insistentes hasta la saciedad en una visión frívola del sexo y en un retrato morboso de la Iglesia católica. Es una pena, porque la ambientación y la banda sonora son sensacionales, y la puesta en escena resulta muy eficaz en su curiosa mezcla de Robin Hood, príncipe de los ladrones y La guerra de las galaxias. Sorprende que el otras veces imaginativo Stephen Herek (Somos los mejores) haya caído en la trampa de recurrir a lo facilón. J.J.M.

Leer más: Los tres mosqueteros

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información