Bloggermania

Críticas de Cine

Sáb07222017

Last updateSáb, 22 Jul 2017 2am

Licántropo (El asesino de la luna llena)

Licántropo (El asesino de la luna llena)

Esta película supone el retorno a la gran pantalla, después de diez años de ausencia, del veterano actor Paul Naschy, además en el papel de Waldemar Daninsky que le lanzó a la fama internacional, a través de películas emblemáticas del fantaterror, como La noche de Walpurgis, El retorno del hombre lobo o La bestia y la espada mágica. Con él retorna también Amparo Muñoz, igualmente inactiva en la última década. Son dos de los principales atractivos de esta digna pero un tanto fallida película, que intenta resucitar un género arrinconado desde hace años en España.

El guión —escrito por el propio Paul Naschy, aunque retocado por otros— presenta por primera vez al mítico personaje en la época actual. En la imaginaria ciudad de Visaria se sucede una serie de misteriosos asesinatos que parecen cometidos por un animal salvaje. Los dos policías que llevan el caso y el médico forense no logran avanzar en su investigación. Así que piden ayuda a Waldemar Daninsky (Paul Naschy), un prestigioso escritor de novelas policiacas, descendiente de una zíngara y de un oficial alemán de la SS. Casado y con dos hijos, Waldemar padece fuertes dolores y extrañas experiencias licantrópicas, que trata Mina (Amparo Muñoz), una bella doctora de la ciudad por la que el escritor siente cierta atracción. La angustia se acrecienta cuando son cruelmente asesinados un chico y una chica, amigos de Kinga (Eva Isanta), la joven hija de Waldemar. El principal sospechoso del doble crimen es el novio de la chica, un entusiasta del cine y la literatura de terror, hijo de un reaccionario pastor protestante.

Fiel a las convenciones del género y plagada de homenajes a los mitos del terror y el suspense, la historia ofrecía suficientes momentos fantaterroríficos —la invocación inicial a las leyendas zíngaras y al nazismo, los vigorosos ataques del hombre-lobo, los asesinatos en serie sin autor conocido, sustos diversos...—, bien hilvanados con unos cuantos conflictos dramáticos de interés. Pero, quizás a causa de los retoques introducidos en el guión o por falta de control a la hora de rodar las escenas de acción —defecto que se aprecia en alguna de ellas—, el caso es que la realización de Francisco R. Gordillo acaba por poner la intriga a lo Hitchcock por encima del terror estricto. Esto decepcionará a los aficionados al género y, además, debilita el desarrollo de la trama, al rebajar la entidad de los personajes de Waldemar y la doctora en beneficio de un grupo quizá demasiado amplio de personajes secundarios, a veces no muy bien perfilados, y peor interpretados que los otros dos.

De todos modos, la puesta en escena es correcta, ofrece algún momento brillante —sobre todo cuando aprovecha las poderosas presencias de Naschy y Amparo Muñoz— y logra mantener la atención del espectador hasta el sorprendente desenlace. El film está bien apoyado en todo momento por la inquietante fotografía de Manuel Mateos y por la sugestiva banda sonora de José Ignacio Cuenca y Tonky de la Peña, cuyo tema Mina es de gran calidad. Cabe destacar, finalmente, el espléndido maquillaje del hombre-lobo, a cargo de Romana González —ganadora de dos Premios Goya, por Remando al viento y El rey pasmado—, que renuncia acertadamente a máscaras y postizos aparatosos, aportando así un fuerte toque de humanidad a la esforzada caracterización de Paul Naschy. J.J.M.

Director: Francisco R. Gordillo. Intérpretes: Paul Naschy (Waldemar Daninsky), Amparo Muñoz (Mina Westerna), Eva Isanta (Kinga), Antonio Pica (Detective), José María Caffarel (Doctor Jeremías), Rosa Fontana (Elsa), Jesús Calle, Luis Maluenda, Pablo Scola, Alicia Altabella, Javier Loyola (Bigary). País: España. Año: 1996. Producción: Primitivo Rodríguez, para Videokine, con la colaboración de TVE. Guión: Jacinto Molina. Música: José Ignacio Cuenca y Tonky de la Peña. Canción: Wolf, de Juan A. Ramos. B.S.O.: Stripper Ediciones. Fotografía: Manuel Mateos. Dirección artística: Eduardo Hidalgo. Montaje: Diego García. Maquillaje: Romana González. Efectos especiales: Next World. Estreno en Madrid: 11-IV-97. Distribuidora cine: Barcino. Duración: 92 minutos. Género: Melodrama de terror. Premios principales: Premio del Público al mejor actor (Paul Naschy) en el I Festival Internacional de Cine de Madrid (1997). Premio Castillo de las Lágrimas al acontecimiento cinematográfico del año (Paul Naschy). Candidata al Premio 1997 del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC) a la mejor música original. Público apropiado: Jóvenes. Contenidos específicos: V.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información