Bloggermania

Críticas de Cine

Sáb04292017

Last updateSáb, 29 Abr 2017 2am

Smoking room

Smoking room

Julio Wallovits, publicista argentino, y Roger Gual, diseñador gráfico catalán, hacen su debut en el cine con Smoking Room. Y maravilla lo que puede hacer una mente creativa con poco dinero. Una cámara de vídeo al hombro, una oficina prestada y unos actores que no han cobrado por su trabajo dan como resultado un fascinante largometraje que respira verdad y humanidad por los cuatro costados. El mérito está en un guión sólido como pocos: diálogos auténticos que cuentan historias verídicas, entrañables, desgarradoras; diálogos que sostienen una historia en que se ve fluir la vida misma, llena de naderías importantes para las personas de carne y hueso. Esos duros diálogos son dichos por media docena de actores de una pieza, que bordan los personajes que encarnan. Vale la pena la película sólo por sus interpretaciones, todas ellas premiadas en el Festival de Málaga 2002, donde el film también ganó el Premio Especial del Jurado.

Leer más: Smoking room

Spiceworld. La película

Spiceworld. The Movie

Peculiar comedia semidocumental sobre las populares Spice Girls, de planteamiento similar al de ¡Qué noche la de aquel día!, el film que dirigió Richard Lester a la mayor gloria de los Beatles. La trama gira en torno a la preparación por las Spice Girls y su equipo de su primer concierto en el Albert Hall de Londres. Además de recordar sus primeros pasos profesionales, intentan transmitir una imagen de normalidad en sus vidas, a través de su dedicación a una amiga, madre soltera, a punto de dar a luz, y de sus esfuerzos por controlar su propia carrera frente a las presiones de su mánager, su jefe y sus admiradores. Todo ello, hilvanado en una trama de intriga, desencadenada por un magnate de la prensa sensacionalista empeñado en destrozar a las Spice para vender más periódicos.

Leer más: Spiceworld. La película

Sin City

Sin City

El texano Robert Rodriguez (El Mariachi, Spy Kids) adapta el cómic negro y underground de Frank Miller, que figura como codirector. El comentario generalizado es que hay gran fidelidad al cómic. Y parece que dicho esto sólo cabe alabar la película. No he tenido el disgusto de estudiar el cómic: me ha bastado un vistazo para comprobar que es un cóctel insano de violencia pulp y de erotismo sórdido que se ambienta en una ciudad corrompida. La cinta se compone de tres historias: un policía honrado intenta salvar a una niña de las garras de un pederasta; un fornido criminal se empeña en vengar a una prostituta asesinada; un tipo duro intenta impedir una guerra de bandas en el barrio chino de Sin City. Con su tono cínico y pesimista, la película se hace pesada porque falta humanidad y sobran estereotipos y regodeo en la violencia brutal. Las opciones estéticas están presididas por una planificación muy afín al comic book, con opción radical por el blanco y negro, solo quebrada por alguna mancha de color. A.F.

Leer más: Sin City

Spawn

Spawn

Adaptación de un cómic de corte fantástico. Cuenta la historia de Simmons, agente de la CIA y máquina de matar, que desea dejar esa vida y dedicarse a su familia. Su jefe no está dispuesto a permitirlo y lo mata. Entonces Simmons va a parar a una especie de antesala del infierno, donde se convierte en Spawn. Allí hace un pacto con el diablo: volverá con su esposa si coopera en unos planes que conllevan la destrucción del mundo. Naturalmente, Spawn acabará del lado de la justicia.

La película, a priori, ofrecía el atractivo de un superhéroe en manos del mal, que finalmente se redime. En manos de Mark Dippé —artesano de efectos especiales, el apartado en que mejores resultados alcanza el film—, que sigue un guión simplón, se convierte en un producto aburrido y poco imaginativo, con un personaje detestable: el del clown, que con sus continuas bromas zafias agota al espectador más paciente. J.M.A.

Leer más: Spawn

Spun

Spun

Spun, otra película sobre drogas, narra la delirante —en sentido literal— odisea de Ross (Jason Schwartzman) cuando acepta convertirse en el chófer y chico de los recados de un tío conocido como «El cocinero» (Mickey Rourke), dedicado a elaborar la droga en un laboratorio clandestino.

Se puede suponer que John Akerlund ha querido mostrar la maldad de la droga y de los efectos que produce. Lo cierto es que tanto el mensaje como su contenido son poco originales y que lo único que logra es hacer un despliegue brutal de todo tipo de situaciones sucias, escabrosas y desagradables. F.G.-D.

Leer más: Spun

Más artículos...

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información