Bloggermania

Críticas de Cine

Mié08232017

Last updateMié, 23 Ago 2017 2am

Shopping

Shopping

Especie de versión británica de Historias del Kronen. La trama se centra en Billy, un joven de 19 años, ex-líder de una banda callejera, que acaba de salir de la cárcel. Rechazado por su padre, malvive en una mugrienta roulotte entre los escombros de un suburbio. La única diversión de Billy y de su novia Jo es ir de tiendas, es decir, robar coches de lujo para estrellarlos contra los escaparates de los comercios. No pretenden robar, tan sólo generar adrenalina, burlar a la policía y hacerse notar en el barrio. Su actitud los enfrenta con Tommy, un joven vendedor de mercancía robada, que ha ocupado el liderazgo de Billy en su ausencia. Para Tommy, ir de tiendas no es un juego, sino su modo de ganarse la vida. Así que las escapadas nocturnas de Billy y Jo ponen en peligro su negocio, y no está dispuesto a tolerarlo.

Shopping hace un duro retrato realista de cierta juventud marginal inglesa que, a falta de ideales en los que creer, centra su vida en el disfrute de la violencia por la violencia. Formados en la superficial cultura del cine de los setenta, los monopatines, los videojuegos y la música heavy, su inmadura e infantil brutalidad, más que repulsiva, resulta patética. No han encontrado ni en sus familias ni en la sociedad que les rodea respuestas a sus inquietudes, y encauzan éstas del peor modo posible: rebelándose violentamente contra el sistema. Para ellos, ya ni siquiera tienen sentido las relaciones sexuales.

En este su primer largometraje como director, el inglés Paul Anderson retrata esta trágica situación sin didactismos fáciles ni subrayados innecesarios, simplemente mostrando los hechos con una escalofriante frialdad. Su puesta en escena es solidísima desde el punto de vista narrativo y tiene una atractiva resolución visual. En este sentido, aúna muy bien la agilidad y fluidez del cine norteamericano con el esfuerzo de profundización psicológica característico del cine social británico. También demuestra Paul Anderson grandes dotes como director de actores, y todos ellos están muy convincentes.

Ciertamente, la brutalidad física y verbal que muestra el film es muy desasosegante y quizá resulte peligrosa para cierto público inmaduro, que puede sentirse fascinado con la desquiciada rebeldía de los personajes. Pero esta crudeza se matiza con una sutil y decidida mirada crítica, que apunta certeras reflexiones morales a través de los retratos del padre del protagonista y del jefe de policía. La dantesca resolución de la trama, no exenta de cierto pesimismo, quiere remarcar su urgente llamada de atención para que alguien haga algo. J.J.M.

Director: Paul Anderson. Intérpretes: Sadie Frost (Jo), Jude Law (Billy), Sean Pertwee (Tommy), Fraser James (Be Bop), Sean Bean (Venning), Marianne Faithfull (Bev), Jonathan Price (Conway), Danny Newman (Monkey), Lee Whitlock (Pony), Ralph Ineson (Dix), Eammon Walker (Peters). Año: 1993. País: Gran Bretaña / España. Producción: Jeremy Bolt, para Impact Pictures. Presentada por: Film Four International, Polygram, Kuzui Enterprises y WMG. Guión: Paul Anderson. Música: Barrington Pheloung. Fotografía: Tony Imi. Dirección artística: Max Gottlieb. Montaje: David Stiven. Estreno en Madrid: 9-VI-95 (Renoir Pza. España). Distribuidora cine: Alta Films. Distribuidora vídeo: Luna Llena. Duración: 107 minutos. Género: Drama. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: V+ S D+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información