Bloggermania

Críticas de Cine

Vie05262017

Last updateVie, 26 May 2017 2am

Tormenta blanca

White Squall

Subespecie marítima de El Club de los Poetas Muertos, inspirada en un hecho real. En otoño de 1960, un grupo de trece jóvenes de buenas familias iniciaron un viaje de un año de duración en el buque escuela Albatross. Se trataba de un selecto curso de formación de la Academia Océano, dirigida por Christopher Sheldon (Jeff Bridges), el carismático capitán del barco, al que acompañaban su mujer, la doctora Alice Sheldon (Caroline Goodall), y el profesor McCrea (John Savage). Lo que se prometía un fructífero periplo de formación académica, marítima y humana, se convirtió en tragedia, cuando el barco sufrió los devastadores efectos de un singular fenómeno atmosférico denominado tormenta blanca. El hecho llevó al capitán Sheldon a los tribunales.

El guión de Todd Robinson se centra sobre todo en la evolución de cinco de los jóvenes tripulantes del Albatross, cada uno con sus diversos problemas y traumas personales. Para todos ellos, el trágico periplo se convertirá en un viaje iniciático que les enfrentará, por mediación del capitán Sheldon, con la necesidad de madurar y asumir responsabilidades.

La idea inicial ofrecía numerosos atractivos. Por un lado, se trataba de un cóctel de aventuras exóticas, melodrama y hasta trama judicial con grandes posibilidades dramáticas. Y, además, permitía una reflexión a fondo la educación de los jóvenes. Sin embargo, en ninguno de estos dos aspectos la película es plenamente satisfactoria.

Por un lado, Ridley Scott insiste en el estilo preciosista, publicitario y bastante premioso que ya empleara en 1492. La conquista del paraíso. De modo que, con frecuencia, el envoltorio visual carece de verdadero contenido dramático, y la acción se ralentiza. Este defecto se disimula un poco por la bellísima fotografía de Hugh Johnson y por las convincentes interpretaciones de Jeff Bridges y de un elenco de jóvenes actores, sin duda con gran proyección de futuro. Pero, puestos a ser exigentes, tan sólo la magnífica secuencia de la tormenta y algún que otro momento intimista alcanzan las altas cotas de calidad que Ridley Scott logró en sus primeros trabajos.

Por otra parte, la reflexión que hace la película sobre la educación resulta epidérmica y contradictoria. Son válidos sus elogios al trabajo sacrificado, a la amistad, a la solidaridad y a la necesidad de la formación humanística. Pero se mueven siempre en un terreno muy sentimental, sin un cimiento intelectual y moral sólido. Así, a la vez que se ensalza la disciplina y el autocontrol, se dan por normales, con frívolo permisivismo, las obsesiones sexuales de algunos de los jóvenes, y en concreto del líder de ellos, un chico solidario e inteligente, pero que se lía con la primera chica que encuentra. Esta misma debilidad de fundamentos se aprecia en la absoluta ausencia de Dios —sustituido quizá por una Naturaleza a la vez fascinante y temible— y en el oscuro retrato que se hace de todos los padres de los jóvenes, a cual más impresentable; como si fuera imposible encontrar modelos de conducta dentro de la familia.

En fin, la película muestra sin querer la inconsistencia ética de tantas pseudoutopías laicas actuales, quizá bienintencionadas, pero que reducen la naturaleza humana y limitan a lo puramente sentimental el ámbito de la educación. Con lo que sus respuestas a los grandes desafíos del ser humano son siempre bastante pobres. J.J.M.

Director: Ridley Scott. Intérpretes: Jeff Bridges (Christopher Sheldon), Caroline Goodall (Dra. Alice Sheldon), Scott Wolf (Chuck Gieg), Jeremy Sisto (Frank Beaumont), Balthazar Getty (Tod Johnstone), David Lascher (Robert March), John Savage (McCrea), Ethan Embry (Tracy Lapchick). País: Estados Unidos. Año: 1996. Producción: Mimi Polk Gitlin, para Scott Free y Rocky Lang Productions. Presentada por: Largo Entertainment. Argumento: Basado en hechos reales. Guión: Todd Robinson. Música: Jeff Rona. B.S.O.: Hollywood / PolyGram. Fotografía: Hugh Johnson. Dirección artística: Peter J. Hampton. Montaje: Gerry Hambling. Estreno en Madrid: 27-IX-96 (Albufera, Bristol, Callao, España, Ideal, Liceo, Plaza Aluche, Real Cinema, Vaguada, Vergara). Distribuidora cine: TriPictures. Distribuidora vídeo: TriPictures. Duración: 129 minutos. Género: Aventuras marítimas. Público apropiado: Jóvenes. Contenidos específicos: S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información