Bloggermania

Críticas de Cine

Lun06262017

Last updateLun, 26 Jun 2017 2am

Vodka Lemon

Vodka Lemon 

Nacido en el sur del Kurdistán iraquí en 1964, Hiner Saleem huyó de su país a principios de los años 90, perseguido por los sicarios de Saddam Hussein, que por entonces acosaban cruelmente a su pueblo. Desde entonces vive en París como refugiado político. Allí logró financiación para sus tres primeras películas —Vive la mariée... et la libération de Kurdistan, Passeurs de rêves, Absolitude— y desde allí artículó la coproducción Vodka Lemon, interesante tragicomedia con la que ganó el Premio San Marco a la mejor película de la sección Contracorriente en el Festival de Venecia 2003.

Tras la desaparición de la URSS, la vida languidece en las nevadas y gélidas estepas de una aldea kurda del Cáucaso. Muchos jóvenes ya se han marchado al extranjero y envían desde allí el dinero que no aparece por ninguna parte en el inhóspito pueblucho. En ésas, un silencioso sesentón, soldado retirado del Ejército Rojo, se enamora de una viuda algo más joven que él. Con ella coincide en un cercano cementerio, al que ambos acuden a diario para hablar con sus respectivos cónyuges muertos. El guión es escueto y episódico, y resulta arduo de seguir. Sin embargo, Saleem saca partido a los apabullantes parajes de Armenia donde ha rodado y dirige bien a sus desconocidos actores, imponiendo un simpático tono tragicómico, a medio camino entre el abigarrado surrealismo del serbobosnio Emir Kusturica y el humanismo amable y minimalista del finlandés Aki Kaurismäki. Nunca alcanza Saleem el vigor visual del primero ni la hondura dramática y moral del segundo; pero al menos ofrece un recital de planificación sustancial, da entidad a los conflictos de sus personajes y esboza un sugerente análisis del vacío vital que ha dejado el comunismo en unos pueblos cuya etérea religiosidad, islámica o cristiana, es el único motor de su debilitada lucha por la supervivencia. La religión... y el recurso constante al barato Vodka Lemon, que quizá ni es vodka y además sabe a almendras. J.J.M.

Director: Hiner Saleem. Intérpretes: Romen Avinian (Hamo), Lala Sarkissian (Nina), Ivan Franek (Dilovan), Ruzan Mesropyan (Zine), Zahal Karielachvili (Giano). País: Francia-Armenia-Italia. Año: 2003. Producción: Fabrice Guez para Dulciné Films, Amka Films Productions y Paradise Films, en asociación con Cinefacto y Sintra. Guión: Hiner Saleem, Lei Dinety y Pauline Gouzenne. Música: Michel Korb y Roustan Sadoyan. Fotografía: Christophe Pollock. Montaje: Dora Mantzorou. Diseño de producción: Albert Hamarash. Estreno en Madrid: 09-IX-05. Distribuidora cine: Aquelarre. Distribuidora vídeo: Divisa. Duración: 88 minutos. Género: Comedia. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información