Bloggermania

Críticas de Cine

Jue11212019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Alice y Martin

Alice et Martin

Entre las películas más recientes en la ya larga filmografía de André Téchiné están Los ladrones (1996), un esfuerzo hacia el gran film de negocios sucios y violencia, que no se vio coronado con el éxito de taquilla que parecía pretender; Los juncos salvajes (1994), matizada incursión sobre la salida de la adolescencia, muy premiada internacionalmente; y Mi estación preferida (1993), un sensible estudio dramático de ciertos problemas familiares, estrenado con mucho retraso fuera de Francia.

En este reciente film, Alice y Martin, parecen aunarse su recurrente temática y preocupaciones: la familia, y los desórdenes provocados por una equivocada educación y el mal ejemplo. Martin vive con su madre soltera, peluquera de pueblo, que, demasiado complaciente, le maleduca; al llegar a la edad escolar, y para que pueda hacer unos buenos estudios, le envía —otro pueblo— a vivir a casa de su padre, casado, rico, con tres hijos mayores que Martin. Allí encuentra, más que vida disciplinada, a un padre autoritario y despótico, que todos en familia soportan, e influye grave y negativamente en todos ellos. Pasan los años, y un hijo se marcha de casa en su mayoría de edad; al querer imitarle Martin, tiene un altercado con su padre, que cae por las escaleras y se mata. Martin huye. Pareció un accidente, pero...

La extensa película se despliega en una larga sucesión de episodios centrados en Martin, que, más que engrosar el argumento, muestran su atormentado mundo interior, insolidario, su timidez y sus miedos. En París se reúne con su hermano, encuentra un trabajo bien remunerado, conoce a Alice, una joven músico, se enamoran... Por primera vez descubre el amor; parece que la vida le sonríe, pero, al saber que va a ser padre, resurge en su conciencia adormecida, con violencia extremada, la torturante culpa de su pasado acto contra su padre.

Tras un riquísimo despliegue de situaciones humanas, de diversos lugares llenos de vida, de relaciones familiares casi documentales, de diálogos hondos y penetrantes, el guionista Gilles Taurand y André Téchiné desembocan en el punto crucial: asumir o no la responsabilidad de los propios actos; en este caso, del crimen de parricidio que, exteriormente, podía seguir disimulado, legalmente, como un accidente, como un acto involuntario. Pero Martin sabe que no lo es. Y es el amor de Alice el que le ayuda a no caer en la locura o en la desesperación, el que le da fortaleza para confesar la propia culpa ante la Institución de Justicia.

Si es grande la temática tratada en el guión, no es pequeña la maestría de todo el equipo, actores y técnicos, dirigidos por Téchiné. Hay sin embargo, me parece a mí, un punto serio de insuficiencia y contradicción: este personaje principal, miembro de familias católicas, ?cómo es que, ante la culpa, el parricidio, reacciona sólo con su conciencia natural y su solidaridad social sin una referencia, también natural, a Dios? ?Cómo es que no hay tampoco ni rastro de fe, de conciencia de pecado? Por no haber rastro no hay ni siquiera un rechazo de la fe católica. Como si no existiera. Tampoco parece conocerse en la película de Téchiné la moral católica en el marco de unas familias y de unos pueblos católicos; ni el matrimonio sacramento y, a pesar de ello, Téchiné en su película distingue a «los casados por la Iglesia» de la aventura extramatrimonial; ni la vida eterna del alma y, sin embargo, hace repetidas y bellas tomas de un cementerio católico y de rezos ante la tumba del muerto.

¿Tanta es la ignorancia, o el descuido, de los responsables de Alice y Martin que no han sabido tratar el cristianismo ni como realidad histórica? Mejor hubiera sido situar la acción en el siglo v, el de Sófocles, antes de Cristo. P.A.U.

Director: André Téchiné. Intérpretes: Juliette Binoche (Alice), Alexis Loret (Martin), Carmen Maura (Jeanine), Mathieu Amalric (Benjamin), Jean-Pierre Lorit, Marthe Villalonga, Pierre Maguelot. País: Francia-España. Año: 1998. Producción: Andrés Martín, para Vértigo Films, Les Films Alain Sarde, France 2 Cinéma y France 3 Cinéma. Guión: André Téchiné y Gilles Taurand con la colaboración de Olivier Assayas. Música: Philippe Sarde. Fotografía: Caroline Champetier. Montaje: Martine Giordano. Estreno en Madrid: 27-XI-98. Distribuidora cine: Vértigo. Duración: 127 minutos. Género: Drama. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: S.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información