Bloggermania

Críticas de Cine

Vie08232019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Asesino(s)

Assassin(s)

El actor y director Mathieu Kassovitz (1967) dio a conocer internacionalmente su obra en 1995, con El odio (La haine), bien que su primer largometraje, Métisse, es de 1993. El odio era una película brillante, con un lenguaje vigoroso, en blanco y negro, sobre la delincuencia y marginación en las barriadas cercanas a París, con una visión, sin embargo, un tanto superficial del problema.

Presentó Asesino(s) en el Festival Internacional de Cine de Cannes en 1997; era el 50 aniversario del Festival, y la espectación sobre el trabajo de este joven director-guionista-montador-actor era grande. Defraudó.

En realidad, Asesino(s) es una conversión en largo de su cortometraje del mismo título —escrito de otro modo: Asesinos—, que realizó en 1992, ¡cinco años antes! Sorprende que echara mano de una cosa vieja, y no demasiado creíble. París, hoy. Monsieur Wagner es un especialista muy peculiar: hace cuarenta años que vive de asesinar gente por encargo. No falta en la construcción del personaje ese tópico del amor por el trabajo bien hecho, tan falso en él como esas normas que quisieran ser una especie de ética profesional, sobre la misma aberración. Max (el propio Kassovitz), un joven sin trabajo, encuentra y descubre en una situación comprometedora al asesino. Wagner cree haber hallado en Max a su sucesor, y le acepta y le instruye en su criminal cometido...

El gran actor Michel Serrault (Monsieur Wagner) se indignó, hasta perder la mesura, cuando en una entrevista fue calificado su personaje —no su actuación— de poco creíble. Y éste es el quid de la cuestión, el equivocado meollo de toda la película, su gran error de planteamiento: pretender una honorabilidad en la persona del asesino y su quehacer como si el suyo fuera un trabajo humano como cualquier otro, y, por tanto, dignificable y dignificador. El instinto moral del hombre, por muy deficiente que sea, rechaza esa incongruencia. La película se alarga, reiterativa, plana, sin altos ni bajos dramáticos, ni siquiera en el joven Max, que se inicia en el crimen —como si no lo fuera— desde su previa educación burguesa normal...

Sólo en su final, última cuarta parte quizá (la película dura dos horas y cuarto), cobra coherencia y verdad. Y ésta tenía que haber sido la... tesis de la obra; pero una tesis viva, que como el agua impregnara toda la acción desde el principio. Y sucede así: Max, que no deja de ser un tanto lento y torpe en aprender, busca la colaboración —a espaldas de Monsieur Wagner— de un amigo adolescente, Mehdi; otra generación, más que corrupta, ajena y del todo ignorante del bien, que se lanza sin absurdos tapujos o inútiles hipocresías éticas a matar, a matar por dinero. ?A Max, a Wagner, a cualquier otro? ¡Qué más le da!

Digo que la tesis no está como levadura que hinche la gran masa de las dos horas y cuarto; ese giro final de Asesino(s) queda en la película como un percance accidental. No es una consideración —ésta debería ser la tesis— sobre el mal que se autocalifica como bien, frente al mal abierto (Mehdi), hasta llegar a la inhumanidad plena. Eso lo digo yo.

Director-montador, Kassovitz sigue mostrando que escribe bien con la cámara. Guionista, Kassovitz ha malparado su película por un guión y unos diálogos —tema, argumento y personajes— inconsistentes y falsos. P.A.U.

Director: Mathieu Kassovitz. Intérpretes: Michel Serrault (Sr. Wagner), Mathieu Kassovitz (Max), Mehdi Benoufa (Mehdi), Robert Gendreu (M. Vidal), Danièle Lebrun (Madre de Max), François Lenvantal (Inspector). País: Francia. Año: 1997. Producción: Christophe Rossignon, para Lazennec Films, Le Studio Canal +, La Sept Cinéma, TF1 Films Productions y Kasso Productions, con la participación de Canal + y ZDF/Arte. Guión: Mathieu Kassovitz. Música: Carter Burwell. B.S.O.: Milan. Fotografía: Pierre Aim. Dirección artística: Phillippe Chiffre. Montaje: Mathieu Kassovitz. Estreno en Madrid: 31-VII-98. Distribuidora cine: Golem. Duración: 134 minutos. Género: Drama. Premios principales: Sec-ción Oficial en el Festival de Cannes 1997. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: V+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información