Bloggermania

Críticas de Cine

Dom01202019

Last updateDom, 20 Ene 2019 1am

Bloody Mallory

Bloody Mallory

Bloody Mallory es una cazadora de monstruos: diablos, vampiros, zombies y otras criaturas de mal vivir. Su misión actual es rescatar al Papa recién secuestrado por criaturas infernales, para favorecer la entrada en el mundo del Anticristo.

Una película de bajo presupuesto con ambiciones desmedidas es algo que se sufre con frecuencia y con paciencia; pero cuando el director-guionista se las da de listo e ingenioso puede ser temible. En este caso hay un soporífico, supuestamente gracioso, discurso doctrinal: el secuestro papal es un pretexto para atacar al Papa y a la Iglesia; el que el diablo no es tan malo como lo pintan; lo ideal es la mezcla del bien y del mal, el famoso equilibrio políticamente correcto,... La pregunta es ¿qué hace un músico de la talla de Kenji Kawai en esta película? F. G.-D.

Director: Julien Magnat. Intérpretes: Olivia Bonamy (Mallory), Adriá Collado (Padre Carras), Jeffrey Ribier (Vena Cava), Laurent Spielvogel (El papa), Valentina Vargas (Lady Valentine). País: Francia. Año: 2002. Producción: Olivier Delbosc y Eric Jehelmann, para Alquimia Cinema, Bee Movies, Canal Plus Ecriture, Canal+, Fidélité Productions, Film Office, Gimages 5, Mars Films y Natexis Banques Populaires Images 2. Presentada por: Alquimia. Guión: Stéphane Kazandjian, Julien Magnat. Música: Kenji Kawai. Fotografía: Sophie Cadet, Nicolas Duchêne. Dirección artística: Gregoire Lemoine. Montaje: Jean-Denis Buré. Estreno en Madrid: 21-V-04. Distribuidora en cine: Sólida. Distribuidora en vídeo y DVD: DeAPlaneta. Duración: 94 minutos. Género: Terror. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: V S+ D

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información