Bloggermania

Críticas de Cine

Sáb07112020

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Cuestión de sangre

Little Odessa

Joshua, un asesino a sueldo de la mafia rusa, regresa tras muchos años de ausencia a Little Odessa, el barrio neoyorkino donde nació, para perpetrar un crimen. Es la oportunidad para volver a ver a los suyos... y para poner su vida en peligro.

El joven James Gray (25 años) sorprende con su primer largometraje, de cierta densidad dramática, duro y violento, que dibuja la esquizofrenia de un asesino que trata de compatibilizar su trabajo con la vida familiar. Un tema tradicional en los films de gangsters, que ha dado títulos espléndidos como la trilogía de El padrino de Francis Ford Coppola, o Dead End de William Wyler; con este último comparte la película de Gray el deseo del protagonista de ver a su anciana madre. J.M.A.

Leer más: Cuestión de sangre

Catwoman

Catwoman

Una tímida diseñadora publicitaria es asesinada tras descubrir los turbios secretos de una multinacional de cosméticos. Pero un mítico gato egipcio convierte a la chica en Catwoman, la sucesora de una larga tradición de superheroínas con poderes felinos y un fuerte espíritu libertario. Esta renovada mujer, ahora agresiva y mordaz, investigará el caso y vengará su propia muerte mientras vive un intenso romance con un policía atractivo y cariñoso.

Leer más: Catwoman

Corazones enfrentados

Left Luggage

Corazones enfrentados es un relato sobre la tolerancia, a través de la historia de una joven liberal judía que empieza a trabajar como niñera en una familia judía ultraortodoxa. Aunque, al principio, el choque de mentalidades será terrible, el amor que la jovencita siente por uno de los pequeños de la casa, por el más indefenso, le llevará a respetar una visión de la vida totalmente diferente a la suya y, sobre todo, su experiencia le servirá para comprender mejor a su propia familia. Pero esta historia sentimental tiene como fondo, además, el holocausto. Por ello, no faltan personajes conmovedores como el padre de la protagonista, superviviente de esa gran tragedia, que busca desesperadamente una maleta que enterró en la guerra y que, por cambios urbanísticos, no encuentra. Tampoco podemos olvidar, si hablamos de ternura, al niño principal del relato, Sinja, cuya disciplina paterna le mantiene mudo.

Leer más: Corazones enfrentados

Charlie y la fábrica de chocolate

Charlie and the Chocolate Factory

Hay quien dice que se puede juzgar una película por su arranque, por sus primeros veinte minutos. Si esta afirmación —muy discutible— fuera cierta, la versión que hace Tim Burton (Sleppy Hollow, Ed Wood) del clásico infantil de Roald Dahl, Charlie y la fábrica de chocolate, sería casi una obra maestra. Porque su arranque es magnífico; desde los primeros segundos en los que los títulos de crédito surgen de unas amenazantes máquinas que fabrican chocolatinas, hasta las primeras imágenes de la familia de Charlie, tan pobres como encantadores. A pesar de estar adaptando un cuento, Burton consigue involucrar al espectador y someterlo —insisto en unos pocos minutos— a muy variados sentimientos; tensión e inquietud por la búsqueda del ansiado billete dorado, emoción ante la generosidad y el cariño de la familia Bucket y diversión, no exenta de unos gramos de cruel ironía, en la presentación de los patéticos niños que acompañarán a Charlie a conocer la fábrica. Por último llega el clímax visual; la entrada en el territorio de Willy Wonka. Burton consigue no defraudar a las imaginaciones más vivas con unos espectaculares decorados hechos a mano —nada de ordenador y fondo azul— que recrean la fantástica fábrica de chocolate. Es difícil mantener este grado de excelencia mucho tiempo y, a partir de este momento, la película pierde un poco de fuelle. La narración se hace más lenta y bastante repetitiva. Las sucesivas descalificaciones siguen un mismo esquema y se hubiera agradecido que a alguno de los niños lo hubieran echado sin cancioncilla. Una vez que se ha terminado la visita a la fábrica, la película coge de nuevo aire para terminar a un muy buen nivel. Durante todo el recorrido del film, funciona con brío un reparto bien capitaneado por Johnny Deep y Freddie Highmore (Descubriendo Nunca Jamás).

Leer más: Charlie y la fábrica de chocolate

Cuando vuelvas a mi lado

Cuando vuelvas a mi lado

Con esta película, Gracia Querejeta completa la trilogía iniciada con Una estación de paso y seguida con El último viaje de Robert Rylands. Todas ellas constituyen una profunda reflexión sobre la influencia de la infancia en la vida adulta.

Leer más: Cuando vuelvas a mi lado

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información