Bloggermania

Críticas de Cine

Vie06222018

Last updateVie, 22 Jun 2018 2am

Criminal y decente

Ordinary Decent Criminal

Michael es un inteligente ladrón de Dublín, descarado y bígamo, que humilla a la policía y al IRA a través de golpes de efecto cada vez más arriesgados y exhibicionistas.

Aunque el guionista asegura que se ha inspirado en varios ladrones irlandeses, recrea sobre todo las andanzas de Martin Cahill, llevadas al cine en 1998 por John Boorman en The General. Esta poca originalidad, la carencia de perspectiva moral y un humor a menudo soez devalúan la funcional realización de Taddeus O’Sullivan (Nothing Personal) y los esfuerzos del magnífico reparto. J.J.M.

Leer más: Criminal y decente

Cherry Falls

Cherry Falls

Una de las bromas de Scream, en su parodia y análisis del subgénero del terror adolescente, hacía referencia a que en este tipo de películas siempre eran asesinados los primeros aquellos incautos personajes que practicaban el sexo de forma irresponsable. Por cierto, curiosa moral la que tienen los directores norteamericanos, que se regodean en las secuencias más tórridas y las convierten en uno de los reclamos de su cine siempre y cuando los protagonistas sean castigados a hachazos. Vamos, que utilizan comercialmente aquello que supuestamente critican y, además, la violencia no les resulta tan perniciosa como el sexo. Pero el caso es que este chiste de Scream debía ser tan gracioso, que no sólo ha sido parodiado en cintas como Scary Movie, y repetido en imitaciones del original, sino que ha generado esta película sobre el mismo tema. La supuesta variante consiste en que, en esta ocasión, el perturbado asesino mata a aquellos adolescentes que nunca han practicado el sexo. Vamos, como para mondarse de risa y temblar de miedo ante la enésima repetición del mismo esquema: más sangre a mansalva. ¿Se han dado cuenta de que si le cambiamos la máscara al asesino, cualquier secuencia de Scream, Cut, Cherry Falls o Aún sé lo que hicisteis hace treinta veranos es intercambiable entre sí? ¿Para cuándo un asesino con una máscara de soldador? J.L.S.

Leer más: Cherry Falls

Cuernos de mujer

Cuernos de mujer

Después de Cómo ser mujer y no morir en el intento y de Cómo ser infeliz y disfrutarlo, novelas de la misma autora llevadas al cine recientemente —esta última por el mismo director—, parece que las urgentes ganas de otro éxito comercial rompieron el cántaro. El título ya sugiere, con extremada sutileza, el contenido de esta nueva peripecia de mujer; a ello se añade argumentalmente lo de «desgraciada en amores, afortunada en el juego», que acumula situaciones que permitan hacer reír. Sin embargo, mucha risa no llega, en buena parte porque esa novela no era adecuada para un guión de comedia cómica, y el guión no crea personajes que un actor pueda componer ni le da ocasiones para la comicidad. Fotografía, decoración, etc., por buenas que sean, y lo son, no pueden ni deben sustituir la inanidad del guión. La acertada labor del director salva lo salvable y hasta añade lo que no hay; pero... para qué. P.A.U.

Leer más: Cuernos de mujer

Carne de gallina

Carne de gallina

Luisón Quirós, minero asturiano recién prejubilado, fallece durante la celebración de la boda de su hija Glorina. La felicidad de la familia, al menos su supervivencia económica, dependía de él: de su jubilación, del préstamo bancario que avalaba, de la quiniela premiada que debía cobrar... en pleno cataclismo emocional no ven otra salida que prolongarle la vida al finado, con los problemas que ello va a ocasionar.

 

Leer más: Carne de gallina

Caminar sobre las aguas

Walk on Water 

Eyad (Lior Ashkenazi), asesino del Mosad, el servicio secreto israelí, regresa de Turquía con la satisfacción de haber eliminado otro terrorista y se encuentra con que su mujer se ha suicidado. Eyad, ser obtuso y carente de emociones, no parece muy afectado por esta nueva muerte y comienza una nueva misión: localizar a Alfred Himmelman, ex oficial nazi que, al parecer, sigue vivo. Eyal se hace pasar por guía profesional y establece contacto con Axel, nieto de Himmelman, que está pasando unos días en Israel. Los dos hombres, a pesar de sus enormes diferencias —Axel es liberal, vitalista y homosexual—, llegarán a apreciarse, a influir positivamente el uno en el otro, hasta concluir que ya es hora de enterrar el pasado y establecer lazos de amistad entre alemanes y judíos.

Leer más: Caminar sobre las aguas

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información