Bloggermania

Críticas de Cine

Jue09192019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Carrington

Carrington

El guionista y dramaturgo Christopher Hampton peleó durante años —por lo que él cuenta— hasta conseguir productor para esta película, de la que es también guionista. Tiempo tuvo para mejorar el guión.

Sobre hechos y personas reales, construye la historia de la peculiar relación afectiva (1915-1932) entre la pintora Dora Carrington y el escritor Lytton Strachey. Miembros del ahora hiperjaleado grupo de artistas e intelectuales de Bloomsbury, como en otros acercamientos cinematográficos a esa época de la cultura inglesa, Hampton repite y repone el acento en lo raro, extravagante y, en definitiva, en lo superficial. Superficial porque no se transmite lo que de valioso hubo, sin duda, en las obras de ese movimiento. Superficial porque de sus personas se subraya sólo lo chocante, en detrimento y olvido de la calidad y hondura que en toda persona inteligente y sensible hay. Y superficial porque se miente llamando libertad lo que es desatado libertinaje, y serenidad anímica y normalidad a lo que no pudo ser sino problemática interior, torturada conciencia y desarraigo; sin hacer referencia a las muchas causas que, de ser consideradas, apuntarían alguna explicación a tanto... —sin ir más lejos— a tanto suicidio, por ejemplo.

Todo el film se queda en un gusto exquisito, así que el protagonismo y mérito debieran llevárselo el director de fotografía Denis Lenoir, la decoradora Caroline Amies, el vestuario de Penny Rose... Ni siquiera tiene especial consistencia la premiada interpretación de Johnathan Pryce en su papel de homosexual lleno de agudezas y frases felices; tampoco Emma Thompson sabe muy bien qué hacer con una Carrington inexplicada, y así los demás actores con sus personajes reales: como Samuel West con el escritor Gerald Brenan. Dije gusto exquisito pero, poco a poco, se va convirtiendo en algo que bordea la descarada indecencia, a medida que la Carrington y el Strachey se sueltan el pelo con sus amigos y amigos, respectivamente —que es adonde parece que se quería llegar—; y el gusto exquisito se queda en fina hipocresía. P.A.U.

Director: Christopher Hampton. Intérpretes: Emma Thompson (Dora Carrington), Johnathan Pryce (Lytton Stracey), Steven Waddington (Ralph Patridge), Rufus Sewell (Mark Gertler), Samuel West (Gerald Brenan), Penelope Wilton (Lady Ottoline Morrell), Janet McTeer (Vanessa Bell). País: Gran Bretaña/Francia. Año: 1995. Producción: Ronald Shedlo y John McGrath, para Freeway/Shedlo, Cinea, Orsans & Canal Plus. Presentada por: PolyGram Filmed Entertainment. Argumento: Carrington. Una vida con Lytton Strachey, de Michael Holroyd. Editorial: Ediciones B. Guión: Christopher Hampton. Música: Michael Nyman. B.S.O.: Argo. Fotografía: Denis Lenoir. Dirección artística: Caroline Amies. Montaje: George Akers. Estreno en Madrid: 13-X-95 (Bristol, Callao, Ciudad Lineal, Liceo, Renoir, Vergara). Distribuidora cine: Sogepaq. Duración: 120 minutos. Género: Drama. Premios principales: Premio Especial del Jurado y al mejor actor en el Festival de Cannes de 1995. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: X+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información