Bloggermania

Críticas de Cine

Lun12162019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Descubriendo a Forrester

Finding Forrester

Jamal es un joven de color con talento. Vive en un barrio popular. No le gusta destacar demasiado por su inteligencia, y se gana el respeto de sus amigos de instituto gracias a sus habilidades con el baloncesto. Tampoco se niega a hacer alguna demostración de valentía, como colarse en el piso de un vecino taciturno, que suele espiarles desde su ventana. El descubrimiento de que ese hombre es William Forrester, un novelista genial, autor de una única obra, acrecienta el interés de Jamal por conocerle. Y llegará a un acuerdo para que le ayude a desarrollar su incipiente talento narrativo.

Variaciones sobre un mismo tema. Gus Van Sant (El indomable Will Hunting) repite de intento la historia de un joven capaz de vivir con (y sobrevivir a) su personal don. También en este caso su mentor le ayuda, y mucho; y existe correspondencia, pues Forrester —un personaje construido a imagen y semejanza de J.D. Salinger, el célebre autor de El guardián entre el centeno— se ha convertido en un tipo huraño, aislado del mundo, por algún misterioso hecho del pasado.

Si a la hora de abordar Psycho Van Sant se limitó a calcar el original de Alfred Hitchcock, en el caso de Descubriendo a Forrester explora con nueva mirada los temas de El indomable Will Hunting. La aparente falta de prentensiones —no tenemos aquí las constantes, apabullantes frases redondas que competían unas con otras en el guión premiado con Oscar de El indomable Will Hunting— ayuda a dar consistencia al relato; se agradece que no se diga todo con palabras, sino con imágenes poderosas (Connery en su bicicleta dice más acerca de su estado de ánimo que mil discursos).

La película dispara en varias direcciones, con unos temas más desarrollados que otros; uno puede sentir pena de que la familia de Jamal no tenga más presencia, o la rivalidad con un compañero de instituto. Pero lo cierto es que a veces basta la levedad para decir mucho, como sucede en el esbozado conato de romance interracial entre Jamal (magnífico el debutante Rob Brown) y Claire (Anna Paquin, la niña de El piano). La cuestión central acometida por el film es el despliegue de los talentos que uno tiene, frente a la tentación de enterrarlos, a la espera del momento oportuno, que nunca llega. En ese sentido, la relación entre Forrester (pletórico Sean Connery) y Jamal, núcleo de la historia, es magnífica, pues sin empachos aporta ideas muy ricas en torno a la amistad, la lealtad, la ayuda desinteresada y prestada sin que se note, el esfuerzo, el impacto de la clase social a la que uno pertenece... J.M.A.

Director: Gus Van Sant. Intérpretes: Sean Connery (William Forrester), Rob Brown (Jamal Wallace), F. Murray Abraham (Profesor Crawford), Anna Paquin (Claire), Busta Thymes (Terrel), Michael Nouri (Dr. Spence), April Grace (Sra. Joyce), Michael Pitt (Coleridge). País: Estados Unidos-Gran Bretaña. Año: 2000. Producción: Laurence Mark, Rhonda Tollefson y Sean Connery para Foutainbridge y Columbia Pictures. Presentada Por: Columbia Pictures. Guión: Mike Rich. Música: Bill Frisell y recopilaciones de Mile Davis. Fotografía: Harris Savides. Dirección artística: Jane Musky. Montaje: Valdis Oskardottir. Estreno en Madrid: 6-IV-01. Distribuidora cine: Columbia TriStar. Distribuidora vídeo: Columbia TriStar Home Video. Duración: 136 minutos. Género: Drama. Premios principales: Nominado como Mejor Actor (Sean Connery) en los Premios Golden Satellite. Premio Sierra a Mejor Actor revelación en los Premios de la Sociedad de Críticos de las Vegas 2000. Premio Mejor Actor Joven (Rob Brown) y nominado como Mejor Película familiar-drama en los Premios de Jóvenes Artistas 2001. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: D–.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información