Bloggermania

Críticas de Cine

Mar07162019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

El chico ideal

The Wedding Singer

Ambientada en 1985, en una pequeña localidad de Estados Unidos, es una comedia juvenil, al estilo clásico, que, por sus numerosas canciones —que forman parte del relato—, podría calificarse de comedia musical, aunque no haya números de baile en ella. La ambientación y el vestuario son tremenda y buscadamente cursis: telas rosa, gasas, floripondios, decoración de pastel de nata, muchos collares y dijes, chaquetas y pantalones y peinados muy rock, faldas largas, blusas entalladas, rebequitas y cuellecitos bordados... Un acierto. Porque la historia, encantadora, es de novela rosa, en la que triunfa el bien y el amor, con la colaboración de gentes solidarias y maravillosas.

Robbie es un cantante de bodas en un restaurante, que fue componente de un grupo y aspira a ser músico compositor. Así, a lo largo de la película se entrelazan muchas canciones, interpretadas por el protagonista Adam Sandler, que es también cantante. En el mismo restaurante, Julia (Drey Barrymore) ha iniciado su trabajo como camarera al comenzar la historia. Cada uno por su parte se va a casar. A Adam le deja plantado la novia al pie del altar; atraviesa una razonable crisis. Pero, a instancias de Julia, la ayuda a contratar sus servicios de boda en los establecimientos más buenos y baratos. Se hacen amigos, y Adam descubre que el novio de Julia es un sinvergüenza con malas intenciones, y descubre también que él mismo se está enamorando de Julia. Y Julia, oh sorpresa, se está enamorando de Adam...

El final es previsible, y no descubro yo en cambio nada oculto, pues la ingenuidad de la novelita de amor lo va diciendo desde el principio. El interés está en que se cumpla lo que se prevé y desea, pues el atractivo limpio de la película lo hace desear, como quieren los niños que en los cuentos gane el bueno.

El director ha contado con la figura invitada de Steve Buscemi, que hace su divertido numerito al principio y al final. Se trata de la segunda película del director estadounidense Frank Coraci (Murdered Innocence), que ha seguido con feliz acierto las pautas de la exitosa comedia norteamericana de los años 40 y 50. No copia, tiene un vigor especial, sigue la tradición con inteligencia y convicción. Y acierta. El guión es sencillo y claro, lineal, va directo a la diana. Los diálogos, entrañables y con gracia.

A pesar de lo antes dicho, no se trata de una película ñoña; todas, o casi todas, las taras sociales y personales aparecen ahí, mejor dicho, se dice que están ahí, sin aparecer explícitamente: el materialismo consumista, la sexualidad sin otro fin que el placer, la agresividad egoísta por el afán de triunfo y poder... Pero aparece el bien, encarnado especialmente en Adam y Julia. Y el bien o el deseo de él se encargan de perfilar y delimitar lo que está mal, y —singular y eficacísimo hallazgo de esta obra— a veces lo hace con un gesto de desacuerdo o disgusto en los actores, con una mala cara ante un hecho o una propuesta inmorales, muy pocas veces con palabras, y, cuando son palabras de orientación seria, muy inmediatamente hay una broma, que no desmiente lo dicho pero aligera la tensión.

No es extraño que El chico ideal haya tenido una gran aceptación en Estados Unidos: con su ingenua sencillez muestra que todo el mundo —salvo los irremediables tarados— se entusiasma ante la bondad, la generosidad, la sinceridad en el amor, y la fidelidad for ever con happy end. P.A.U.

Director: Frank Coraci. Intérpretes: Adam Sandler (Robbie), Drew Barrymore (Julia), Christine Taylor (Holly), Allen Covert (Sammy), Angela Featherstone (Linda), Matthew Glave (Glenn), Alexis Arquette (George), Steve Buscemi (David). País: Estados Unidos. Año: 1998. Producción: Robert Simonds y Jack Giarraputo, para Robert Simonds/Brad Grey. Presentada por: New Line Cinema. Guión: Tim Herlihy. Música: Michael Dilbeck (supervisor). Canciones: Culture Club, The Police, The Smiths, Psychedelic Purs, Thompson Twins, Elvis Costelo, Billy Idol, David Bowie, New Order y Musical Youth. B.S.O.: Warner Music. Fotografía: Tim Suhrstedt. Dirección artística: Perry Blake. Montaje: Tom Lewis. Estreno en Madrid: 31-VII-98. Distribuidora cine: Líder/Aurum. Distribuidora vídeo: Aurum/ Columbia TriStar. Duración: 92 minutos. Género: Comedia romántica musical. Público apropiado: Jóvenes. Contenidos específicos: S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información