Bloggermania

Críticas de Cine

Jue01182018

Last updateJue, 18 Ene 2018 1am

Embrujada

Bewitched

Desde hace cuarenta años, las series televisivas influyen tanto en las vidas de las personas, que se han convertido en un referente importante de muchas biografías y de todos los retratos generacionales. Por eso no es de extrañar que el cine recurra una y otra vez a ellas como fuente de inspiración directa o como documento histórico del que extraer recursos narrativos o dramáticos.

Es lo que ha sucedido —sin demasiado éxito— en Embrujada, donde Nora y Delia Ephron han buscado inspiración en la popular serie televisiva homónima, ideada en los años 60 por Sol Saks y que durante dos décadas hizo las delicias de telespectadores de todo el mundo. Fue aquella serie una cumbre de las comedias de situación familiares, quizá porque introdujo el divertido componente mágico y feminista de una bruja real en el tradicional retrato costumbrista —amable, incisivo y siempre elegante— de otras series muy populares y de las películas «para todos los públicos» que realizaron en esa época la Walt Disney y otras grandes productoras.

Actualiza y perderás
En lugar de desarrollar un remake convencional de la serie televisiva, el guión de las hermanas Ephron propone una actualización en principio muy sugestiva. Resulta que una cadena de televisión va a realizar hoy día una nueva versión de la serie Embrujada. Y para ello, contrata como cabeza de reparto a Jack Wyatt (Will Ferrell), un actor hace años popularísimo, pero que ahora anda en horas bajas tras protagonizar varias películas mediocres. Movido por su enfermiza inseguridad y su patética vanidad, Jack presiona para que la protagonista sea una desconocida que no pueda hacerle sombra. Así que contratan a Isabel (Nicole Kidman), una mujer aparentemente ingenua y manejable, cuyas únicas virtudes son parecerse a Elizabeth Montgomery —la actriz que interpretaba a Samantha, la bruja televisiva— y mover la nariz como ella lo hacía.

Pero resulta que Isabel es en realidad una bruja auténtica que está intentando rehacer su vida en el californiano Valle de San Fernando. Harta de la facilidad de la magia, ella está dispuesta a renunciar a ella para ser una mujer normal, con un trabajo sugerente, un esposo cariñoso y unos cuantos hijos a los que criar. De modo que ve la oferta de la productora televisiva como una oportunidad de ver cumplido ese deseo. Pero las cosas no salen como ella esperaba, pues el amor y la fama van a enredar sus relaciones con Jack y con Iris (Shirley MacLaine) la veterana y temperamental actriz que interpreta a Endora, la imaginaria madre de Samantha. Además, intenta hacerla entrar en razón su propio padre Nigel (Michael Caine), un brujo simpático y mujeriego, que aprovecha sus poderes para darse la buena vida.

Cuando falla el guión
El material original era estupendo, el planteamiento narrativo del guión resultaba sugerente y se contaba para darle vida con un reparto de campanillas y con una directora-guionista eficaz, responsable de notables comedias románticas, como Cuando Harry encontró a Sally —de la que fue guionista—, Algo para recordar o Tienes un e-mail, que escribió y dirigió. Pues bien, a pesar de todos estos alicientes, el resultado es mediocre, sobre todo por culpa de un guión muy tosco, que nunca aprovecha al máximo las posibilidades cómicas y dramáticas del punto de partida, que se quita de en medio la historia con un desenlace abrupto y chapucero, y que incluso recurre a veces a un humor zafio, que traiciona la inocente elegancia de la serie original.

Gran parte de la culpa de este desaguisado recae, claro, en Nora Ephron y su hermana Delia, coautoras del guión. Pero otra parte la tiene probablemente el cómico Will Ferrell, que ha impuesto en la película el humor superficial, grueso e improvisado que le hizo popular en el programa televisivo Saturday Night Live. Es una pena su excesiva influencia en el resultado final, pues su interpretación debilita el excelente trabajo de Michael Caine y Shirley MacLaine —ambos, divertidísimos en sus escuetos personajes—, y sobre todo de Nicole Kidman, que demuestra que es también una excelente actriz de comedia. J.J.M.

Directora: Nora Ephron. Intérpretes Nicole Kidman (Isabel Bigelow/ Samantha), Will Ferrell (Jack Wyatt/Darrin), Shirley MacLaine (Iris Smythson/ Endora), Michael Caine (Nigel Bigelow), Jason Schwartzman (Richie), Kristin Chenoweth (Maria Kelly), Heather Burns (Nina), Jim Turner (Larry), Stephen Colbert (Stu Robison), David Alan Grier (Jim Fields), Carole Shelley (Tía Clara). País: EE.UU. Año: 2005. Producción: Douglas Wick, Lucy Fisher, Penny Marshall y Nora Ephron para Bewitched, Columbia Pictures Corporation y Red Wagon Productions. Argumento: Basado en la serie de televisión creada por Sol Saks. Guión: Nora Ephron y Delia Ephron. Música: George Fenton. Fotografía: John Lidley. Montaje: Tia Nolan. Diseño de producción: Neil Spisak. Dirección artística: Steve Arnold. Estreno en Madrid: 02-IX-05. Distribuidora cine y vídeo: Sony. Duración: 102 minutos. Género: Comedia romántica. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información