Bloggermania

Críticas de Cine

Jue10242019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

El mismo amor, la misma lluvia

El mismo amor, la misma lluvia

El director argentino formado en Nueva York Juan José Campanella se dio a conocer con aquella escalofriante película El niño que gritó puta (1991) y se consagró con El hijo de la novia. Entre una y otra, además de sus trabajos para televisión, rodó Ni el tiro final, que protagonizó Aitana Sánchez-Gijón, y El mismo amor, la misma lluvia (1999), que se estrena a la sombra de El hijo de la novia, con la que comparte guionista (Fernando Castets) y protagonista, Ricardo Darín (acompañado por el inefable Eduardo Blanco). Ambas cintas tienen varias similitudes y se puede apreciar en ellas el personal estilo de este director capaz de llenar la pantalla de personajes atractivos, que luchan por conseguir algo, se equivocan, rectifican...; en una palabra, que están vivos y, por ello, interpelan al espectador.

Ricardo Darín encarna a Jorge, un prometedor escritor argentino que, mientras sueña con escribir su gran obra de teatro, vive de la publicación de cuentos románticos en una revista. Un día de los años ochenta, cuando todavía quedan restos de la dictadura militar, se deslumbra con Laura (Soledad Villamil), una joven que viaja en un taxi con la ventana abierta para recibir la lluvia sobre el rostro.

Campanella cuenta veinte años del romance de Jorge y Laura, que son veinte años de historia argentina. Es el mismo planteamiento que tenía el año pasado la cinta Nueces para el amor, de Alberto Lecchi, pero mientras Lecchi destacaba los acontecimientos políticos, Campanella cuenta un drama humano. Destacan el atractivo y encanto de sus protagonistas, la mezcla que hay entre el melodrama y la tragicomedia, la alegría y humanidad que tienen sus personajes a pesar de la dureza de las circunstancias. El guión habla de las dificultades de periodistas y escritores durante y después de la dictadura; particularmente ejemplar es el trágico destino del escritor Mastronardi. El romance de Jorge y Laura, con todos sus altibajos, tiene hondura. El espectador se da cuenta desde el primer momento de que los problemas de su relación tienen la raíz en la insatisfacción profesional de Jorge, que va formando un mundo en el que Laura no tiene cabida y se va alejando de ella. La ruptura le daña más a él que a ella. Laura recompone su vida, Jorge se hunde cada vez más, y sólo recuperará la alegría cuando, tras varios encuentros y desencuentros que se escalonan a lo largo de esos veinte años, humille su orgullo y se sincere con Laura.

La película no está tan bien acabada como El hijo de la novia, abarca demasiados temas que no desarrolla plenamente, y su enfoque demasiado materialista se refleja en un par de breves escenas de alcoba y en la cómoda solución de un divorcio. Sin embargo, propone como ideal una relación única y estable, y no sólo para Jorge sino para todo el mundo; hasta su frívolo amigo Roberto acaba sentando la cabeza y se casa con una mujer que, al principio, sólo era una diversión pasajera. También cuenta con excelentes diálogos y situaciones llenas de chispa, que pueden hacer reír y llorar en la misma secuencia. El mismo amor, la misma lluvia muestra ya la capacidad de Campanella para contar con facilidad, y en un tono sencillo, historias cotidianas de profundo calado. F.G.-D.

Director: Juan José Campanella. Intérpretes: Ricardo Darín (Jorge Pellegrini), Soledad Villamil (Laura), Ulises Dumont (Márquez), Eduardo Blanco (Roberto), Alfonso de Grazia (Mastronardi), Alicia Zanca (Sonia). País: Argentina. Año: 1999. Producción: Ricardo Freixá para Jorge Estrada Mora Producciones. Guión: Juan José Campanella y Fernando Castets. Música: Emilio Kauderer. Fotografía: Daniel Shulman. Dirección Artística: Maria Julia Bertotto. Montaje: Camilo Antolini. Estreno en Madrid: 12-VII-02. Distribuidora cine: Alta Films. Duración: 116 minutos. Género: Drama. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: S D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información