Bloggermania

Críticas de Cine

Vie04192019

Last updateVie, 19 Abr 2019 2am

Graceland

Finding Graceland

Byron Gruman ha perdido a su mujer en un accidente de coche. Se encuentra solo y con un tremendo sentimiento de culpa. De hecho, sigue utilizando el vehículo del accidente sin atreverse a llevarlo al taller. Cerca de Menphis recoge a un autoestopista, que viaja con una pequeña y gastada maleta llena de pegatinas, y que pretende ser Elvis Presley. Elvis se convertirá en un incomodo compañero de viaje de quien no logra desembarazarse. Elvis le obligará a vivir una serie de aventuras, entre ellas el encuentro con una imitadora de Marilyn Monroe, y a llegar a Graceland, la casa museo de Elvis. Bajo la guía de Elvis, Byron recuperará la esperanza y las ganas de vivir.

Elvis vive, es uno de los modernos mitos norteamericanos, miles de fans del Rey se dan cita cada año en Graceland y proclaman su fe en Elvis, que un día se fue y que desea volver a casa. No es una tarea fácil contar tamaña historia sin que suene a falso De hecho, la primera parte de la película, simple calentamiento, suena a falsa. Schaech tarda en dar con el tono adecuado para su personaje. Su relación con Elvis parece irreal, forzada, y el espectador no sabe qué historia está presenciando. Pero superado —un poco tarde—, este escollo, la película cobra fuerza, los actores dan un soberbio recital y el director, David Winkler —hijo de Irving Winkler, productor de una película de Elvis—, nos ofrece alguna gran secuencia, particularmente el número de Elvis-Keitel interpretando la célebre canción Suspicious Minds.

Graceland tiene mucho de película iniciática, trata del dolor y la pérdida de un ser querido, de encontrarse a sí mismo, de amistad y de fe. Hay una palabra recurrente, el destino. La casualidad, continua en esta película, no existe, tal vez habría que decir providencia. Probablemente el director ha intentado decir demasiadas cosas y, además, Elvis, a pesar de la magnífica interpretación de Harvey Keitel, no es el Papá Noel de Milagro en la calle 42, y a la película le falta ese toque mágico que justificaría la bondad de su planteamiento y mensaje. F.G.-D.

Director: David Winkler. Intérpretes: Harvey Keitel (Elvis), Johnathon Schaech (Byron Gruman), Bridget Fonda (Ashley), Gretchen Mol (Beatrice Gruman), David Stewart (Sheriff Haynes), Tammy Isbell (Heather), Peggy Gormley (Fran), Trae Thomas (Purvis). País: Estados Unidos. Año: 1998. Producción: Cary Brokaw para Avenue Pictures. Presentada por: Largo Entertainment. Productores ejecutivos: Priscilla Presley y Barr Potter. Argumento: Basado en una historia de Jason Horwitch y David Winkler. Guión: Jason Horwitch. Música: Stephen Endelman. Fotografía: Elliot Davis. Dirección artística: Jeffrey Townsend. Montaje: Luis Clina. Estreno en Madrid: 8-IX-00. Distribuidora cine: Alta Films. Duración: 105 minutos. Género: Drama. Temas de cinefórum: Mitos modernos. Elvis Presley. Marilyn Monroe. Esperanza. Destino-Providencia. Sentido del dolor. Público adecuado: Jóvenes-adultos. Contenidos especiales: S+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información