Bloggermania

Críticas de Cine

Dom12152019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Guardianes de la noche

Nochnoi dozor

Hace miles de años, dos poderosos ejércitos libraron una encarnizada batalla. Se trataba de los bandos de la luz y la oscuridad, cuyo enfrentamiento resultó tan brutal que acabaron decretando una tregua. Para vigilar que se respetara el acuerdo, se crearon dos equipos especiales de vigilantes. Los guardianes de la noche vigilan que las fuerzas del mal no hagan de las suyas, mientras que los guardianes de la luz vigilan a los buenos. Mucho después, en la Rusia moderna, Anton Gorodensky acude a una bruja para que le ayude a recuperar a su esposa, que le ha abandonado. La hechicera pone en marcha un conjuro, pero en ese momento es atacada por tres tipos que son guardianes de la noche y deben impedir que use la magia. Resulta que Anton puede ver a los guardianes de la noche, algo que sólo pueden hacer las personas con poderes paranormales, por lo que los guardianes deciden reclutarle para el cuerpo.

Los libros y películas rusas que asoman por estos lares siguen poco más o menos la tradición realista de Dostoievski. Al menos hasta la llegada de esta adaptación de la novela homónima de Sergei Lukyanenko, por lo visto un hito de la literatura fantástica rusa junto con sus dos continuaciones, que también serán adaptadas al cine. El propio Lukyanenko se ha encargado de coescribir el guión, que ha sido llevado a la pantalla por el cineasta de origen kazajistaní Timur Bekmambetov, considerado un revolucionario director de videoclips y anuncios publicitarios. Esto se nota en la estética del film, aspecto mucho más cuidado que el argumento, un batiburrillo explosivo de vampiros, magos, Matrix, enfrentamientos épicos estilo El Señor de los Anillos y muchas cosas más. El desarrollo es complejo, difícil de seguir, al menos para el público que no haya leído el libro y desconozca la mitología rusa. Faltan algunas explicaciones y detalles como que los guardianes de la luz sean los malos y los guardianes de la noche los buenos, no ayudan demasiado a aclararse. Pero incide en el eterno tema de la lucha entre el bien y el mal, presentando protagonistas de carne y hueso, que aunque defienden al bando de la luz, presentan dudas y contradicciones. El film ha sido un increíble éxito de taquilla en Rusia, lo que es un buen presagio para la cinematografía de ese país. J.L.S.

Director: Timur Bekmambetov. Intérpretes: Konstantin Khabensky (Anton Gorodetsky), Vladimir Menshov (Geser), Valeri Zolotukhin (Vampiro, padre de Kostya), Mariya Poroshina (Svetlana), Galina Tyunina (Olga). País: Rusia. Año: 2005. Producción: Varvara Avdyusko, Konstantin Ernst y Anatoli Maksimov, para Bazelevs, Channel One Rusia y Tabbak. Argumento: La novela homónima de Sergei Lukyanenko. Guión: Timur Bekmambetov y Laeta Kalogridis. Música: Pleymo, Yuri Poteyenko. Fotografía: Sergei Trofimov. Dirección artística: Valeri Viktorov. Montaje: Dmitri Kiselyov. Estreno en Madrid: 02-IX-05. Distribuidora cine y vídeo: Fox. Duración: 114 minutos. Género: Fantástico. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V S.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información