Bloggermania

Críticas de Cine

Mié09182019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Gosford Park

Gosford Park

Invierno, llueve y es 1932. Lujosos automóviles van llegando a una mansión en la campiña inglesa. Una partida de caza reúne a familiares y amigos de Sir William McCordle y su esposa, Lady Sylvia. Cada cual viene acompañado de sus sirvientes, que se suman al servicio de la casa, ya de por sí numerosísimo. Señores y criados van entrando en una olla que, a medida que se acerca al hervor, desprende por la enorme casa de campo los olores de rencillas, miserias, frustraciones, complejos y ruindades.

 

Cumplidos los 77 años, Robert Altman mantiene la afición por los ajustes de cuentas a través de películas corales. Se ha repetido que los dardos de Altman, después de hacer diana en el ejercito (M.A.S.H.), la industria del cine (El juego de Hollywood), el mundo de la moda (Prêt-à-porter) y el American way of life (Vidas cruzadas), han volado ahora hacia la alta sociedad británica. Quizás este planteamiento no sea el adecuado, y la verdad sea que Altman —después del fiasco de El Dr. T y las mujeres— se ha marcado un alarde estilístico, desprovisto de complicaciones temáticas, para decir: "Aquí estoy yo, señores de la Academia de Hollywood; acuérdense de un servidor, que ya va siendo hora". Tras la campaña de promoción, la jugada le reportó el Oscar al mejor guión original y otras seis candidaturas importantes, que se sumaron al Globo de Oro al mejor director, el Oso honorífico en Berlín, un par de Premios BAFTA y varios premios de la crítica norteamericana.

En cualquier caso, y sin desmerecer la impecable factura (especialmente en la planificación de los diálogos) y las excelentes interpretaciones (muy recomendable la versión original), uno no acaba de explicarse a cuento de qué salta el amigo Altman con esta historia trilladita y anacrónica. Es de justicia no plegarse al papanatismo entusiasta que suele rodear a este tipo de directores malditos, para decir con franqueza que estamos ante una larguísima película que no aporta demasiado y tiende a dejarte fuera, por la frialdad característica de Altman y por una construcción cartesiana de personajes-títere. Convalida, eso sí, por tres capítulos de una serie inglesa de la BBC, tipo Arriba y abajo, con un toque a lo Diez negritos, para que no falte un cadáver y un homenaje a doña Agatha. Con ser menos divertida que las comedias de Coward, no teniendo tanta chispa como los enredos de Wilde, y no obstante carecer de la carga explosiva de los misiles de Waugh o Ishiguro, probablemente cualquiera de ellos hubiese estado encantado de contar con los servicios de Altman, aun siendo un yankee, de Kansas, para más señas. A.F.

Director: Robert Altman. Intérpretes: Eileen Atkins (Señora Croft), Bob Balaban (Morris Weissman), Alan Bates (Jennings), Charles Dance (Raymond, Lord Stockbridge), Stephen Fry (Inspector Thompson), Michael Gambon (Sir William McCordle), Richard E Grant (George), Tom Hollander (Capitán Anthony Meredith), Derek Jacobi (Probert), Kelly Macdonald (Mary Maceachran), Helen Mirren (Sra Wilson), Jeremy Northam (Ivor Novello), Clive Owen (Robert Park), Ryan Phillippe (Henry Denton), Camilla Rutherford (Isobel McCordle), Maggie Smith (Constance, Condesa de Trentham), Geraldine Somerville (Lady Stockbridge), Kristin Scott Thomas (Lady Sylvia McCordle), Sophie Thompson (Dorothy), Emily Watson (Elsie), Clive Owen (Jack Manfred). País: Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia y Alemania. Año: 2001. Producción: Robert Altman, Bob Balaban y David Levy, para Sandcastle 5 en asociación con Chicagofilms y Medusa Film. Argumento: según una idea de Robert Altman y Bob Balaban. Guión: Julian Fellowes. Música: Patrick Doyle. Fotografía: Andrew Dunn. Dirección artística: Stephen Altman y Sarah Hauldren. Montaje: Tim Squyres. Estreno en Madrid: 8-III-02. Distribuidora cine y vídeo: Lauren. Duración: 137 minutos. Género: Comedia. Premios principales: Globo de oro a la Mejor dirección: Robert Altman. 4 Nominaciones para los Globos de Oro: Mejor película de comedia. Mejores Actrices Secundarias: Maggie Smith y Helen Miren. Mejor Guión: Julian Fellowes. Oso de oro honorífico al mejor director en el Festival de Berlín 2001. Siete nominaciones a los Oscar 2002, incluyendo Mejor película, Mejor guión y Mejor director. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: S D+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información