Bloggermania

Críticas de Cine

Mar04232019

Last updateMar, 23 Abr 2019 2am

Guerreros

Guerreros

Desde su debut en 1995, con Salto al vacío, el cineasta vasco Daniel Calparsoro ha sido muy discutido por la crítica, sobre todo por el tono artificiosamente violento, cortante y nihilista de su estilo. Tampoco el público respaldó sus siguientes películas: Pasajes, A ciegas y Asfalto. Ahora podría ganarse a unos y otros con Guerreros. Se trata de una recreación durísima pero suficientemente matizada de las tragedias que viven las fuerzas internacionales de pacificación desplegadas en Kosovo.

El irregular guión sigue los pasos de un pelotón de ingenieros del ejército español, destinado en el invierno del 2000 cerca de la frontera entre Kosovo y Serbia. Sus esfuerzos por mantenerse dentro de los límites de su misión humanitaria son puestos a prueba cuando deben arreglar un repetidor eléctrico en un pueblo situado dentro de una zona desmilitarizada. Este trágico viaje les enfrentará con las facetas más irracionales y deshumanizadoras de la guerra, y también con sus propias limitaciones como soldados y como seres humanos.

Generosamente ayudado por el ejército español y de la OTAN, Calparsoro dota a su película de un vigoroso verismo, que introduce al espectador en la dantesca vorágine de la guerra. En este sentido, destacan varias escenas de ambientación, rodadas en Kosovo, así como unas cuantas secuencias de acción, resueltas con una agresiva planificación y un montaje impactante, especialmente llamativos pues dichas escenas no abundan en el cine español. También los actores dan la talla dentro de esta opción hiperrrealista, que les ha exigido un elogiable despliegue físico. Otra cosa son los perfiles de sus personajes, casi todos ellos marcados por esa oscura y parcial visión del ser humano de la que parte Calparsoro. Esto se concreta en un cierto regodeo morboso en las escenas violentas, algunas terribles, y en el grosero lenguaje cuartelero de los personajes. Pero, sobre todo, limita mucho el horizonte vital y moral de los personajes, casi todos cortados por el patrón hedonista, cuyos ramplones planteamientos sólo se elevan un poco con un elogio más bien epidérmico de la solidaridad y la camaradería. Todo esto rebaja la entidad dramática de una película que por fuera parece mucho mejor de lo que es. J.J.M.

Director: Daniel Carparsoro. Intérpretes: Eloy Azorín (Vidal), Eduardo Noriega (Alonso), Rubén Ochandiano (Rubio), Carla Pérez (Balbuena), Jordi Vilches (Ballesteros). País: España. Año: 2001. Producción: Fernando Bovaira y Enrique López Lavigne para SOGECINE, TVE y Canal+. Guión: Daniel Calparsoro y Juan Cavestany. Música: Najwajean. B.S.O.: Universal Music Spain. Fotografía: Josep M. Civit. Dirección artística: Juan Botella. Montaje: Julia Juaniz. Estreno en Madrid: 22-III-02. Distribuidora cine: Warner Sogefilms. Distribuidora de vídeo: Universal Video. Duración: 95 minutos. Género: Bélica. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: V+ S D+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información