Bloggermania

Críticas de Cine

Mar07162019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Hamam, el baño turco

Hamam, il bagno turco

Opera prima del turco Ferzan Ozpetek, afincado en Italia y colaborador durante años como ayudante de dirección en películas italianas. Se centra en el viaje de un joven arquitecto romano de interiores a Estambul, donde debe hacerse cargo de la herencia de una tía suya, italiana, que regentaba un hamam, un baño turco, ahora cerrado: y en eso consiste la herencia; inicialmente dispuesto a venderlo a un complejo turístico, queda atrapado por el misterioso encanto de la ciudad, por la afectuosa acogida de la familia que trabajaba en él, y por la atracción afectiva y sexual hacia el joven de esa familia. El matrimonio del arquitecto estaba a punto de romperse...

Rodada con una sencillez —sencillez que está también en el guión— que no entra, es más, lo evita, en exotismos orientales ni en documental de costumbres, sino que nada más muestra lo que el protagonista ve en sus breves días y vive: las relaciones familiares, las comidas, el barrio pobre, el lejano puerto... Aunque se muestren torpezas narrativas y altibajos. Fascinado por esa nueva vida que parece ofrecerle una felicidad que no tiene, el joven heredero se aplica a reabrir el baño turco. Se suceden varias líneas argumentales: el trabajo en el hamam, su nueva familia, la relación con el joven turco, y con su mujer, que llega a Estambul para legalizar la separación; sabedora de que él tiene un amante, despechada, le hace saber que hace años ella le engaña con otro.

Este melodrama, objetivamente excesivo, queda tramposamente paliado por esa sencillez de medios tonos, de pretendida naturalidad —y también por la ausencia de situaciones indecentes—, como si se hubiera descubierto un nuevo paraíso y una desconocida libertad. La sensibilidad y el atractivo poéticos están más en lo literario que en lo fílmico: está más en la lectura —voz en off— de unas viejas y hermosas cartas encontradas de su difunta tía. Lo que se ve es casi un mentís a la belleza de lo que se lee. El melodrama llega a su punto álgido cuando el joven romano es acuchillado a muerte por un desconocido, no sé bien si un enviado del complejo turístico a quien no quiso vender el hamam, o se trata de un crimen pasional. En todo caso, la mujer del desgraciado muerto se queda en Estambul para regentar el baño turco, como si quisiera revivir en ella a la autora de las bellas cartas.

Tal vez el mejor mérito de esta primera película esté en la sencillez narrativa, convincente, a pesar de tratarse de un desmedido argumento pasional. P.A.U.

Director: Ferzan Ozpetek. Intérpretes: Alessandro Gassman (Francesco), Francesca d’Aloja (Marta), Carlo Cecchi (Oscar), Halil Ergun (Osman), Serif Sezer (Perran), Mehmet Gunsur (Mehmet), Alberto Molinari (Paolo), Zozo Toledo (Zozo). País: Italia-Turquía-España. Año: 1997. Producción: Marco Risi, Maurizio Tedesco, Cenzig Ergun y Aldo Sambrell, para Sorpaso Film (Roma), Promete Film (Estambul) y Asbrell Productions (Madrid), en colaboración con RAI Radiotelevisione Italiana, y realizada con el apoyo de los fondos Eurimages del Consejo de Europa. Argumento: Basado en una idea original de Ferzan Ozpetek. Guión: Stefano Tummolini y Ferzan Ozpetek. Música: Povio y Aldo Descalzi. Fotografía: Pasquale Mari. Dirección artística: Virginia Vianello y Mustafá Ziya Ulgenciler. Montaje: Mauro Bonanni. Estreno en Madrid: 27-III-98. Distribuidora cine: Vértigo Films. Distribuidora vídeo: Lauren. Duración: 105 minutos. Género: Drama. Premios principales: Premio del Público en la Mostra de Valencia 1997. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: V S+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información