Bloggermania

Críticas de Cine

Lun09232019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Heredarás la tierra

A Thousand Acres

Esta película de la directora australiana Jocelyn Moorhouse (Proof, Donde reside el amor) podría presentarse como una película de mujeres: su guión, sus intérpretes principales, su dirección... Una historia de mujeres, contada por una mujer. Un patriarca del Medio Oeste americano, propietario de una granja con extensas tierras de cultivo en Iowa, decide repartir sus posesiones entre sus hijas. Meses más tarde enloquecerá, sintiéndose víctima de un engaño por parte de sus hijas. La tensión hará aflorar antiguos secretos y provocará sentimientos encontrados entre sus hijas, que se mueven entre el cariño filial, la penosa situación del momento y esos recuerdos inicialmente poco claros del pasado. La vida de cuantos hasta entonces formaban una familia más o menos unida se irá desmoronando, mientras el pueblo se divide entre los partidarios de unas y otros, desatándose las habladurías...

La adaptación de la novela de Janet Smiley, galardonada con el Premio Pulitzer, corría el peligro de convertirse en una sucesión interminable de desdichas, agravios morales, traiciones, locuras. La historia puede resultar extrema, tremenda como la vida, pero la directora se mueve siempre en el límite entre lo lacrimógeno y lo trágico, lo tremendamente real y lo increíble, cercano al extendido género del culebrón y, aunque en ocasiones no consigue evitar algún exceso efectista, logra una película repleta de realidad. Muestra la diferencia abismal que media entre el cine como medio de despertar pasiones, la risa, el morbo o el llanto fácil, y el cine como arte, con contenido, reflejo de una vida, que como toda vida está cargada de sentimientos, de momentos de sufrimiento y de felicidad suprema. Los personajes son los que aportan la base de credibilidad, un puente de realidad, el único que resulta válido para atravesar este abismo.

A lo largo de las dos horas largas de película, la cámara muestra la vida, que no por ser dura es menos vida, la situación familiar y el ambiente del pueblo, que se va enrareciendo según avanza la crónica familiar, que se torna tragedia. Una mirada a la América profunda que retrató Steinbeck de manera magistral, la situación de los pueblos perdidos, que parece que no existan, y a los que habitamos la ciudad nos pueden resultar tan cercanos como seres de ciencia-ficción.

En las interpretaciones destaca el duelo, interpretativo y vital, que desarrollan Michelle Pfeiffer y Jessica Lange a lo largo de toda la película, en las que se enfrentan distintas actitudes ante la vida: una actitud de lucha, de sobreponerse a los obstáculos frente a una rebeldía profunda, que puede parecer más valiente pero que en ocasiones no es más que señal de inmadurez. En un segundo plano, además de un excelente Jason Robards, está Jennifer Jason Leigh, con un papel sorprendente, desconcertante en su repentino cambio de forma de ser, sin motivo aparente, papel que parece no entender ni ella misma, lo que pasa factura en la interpretación.

Una película de mujeres en un ambiente rural, donde la mujer tiene un papel social irrelevante, de mera consorte, y se revelan y se rebelan (o viceversa) como los pilares que sostienen la familia y, en último término, la sociedad. El hombre, frente a tanta virtud, queda relegado a distintos papeles: el inestable y borrachín, el simplón y el aprovechado que mantiene relaciones con las dos hermanas jugando a ser el amor de su vida. Esta visión maniquea arrastra a su paso al matrimonio, la familia y mira con simpatía las aventuras sexuales que presenta casi como inevitables.

Todo suena a visto, y la amargura de la historia hace recordar con nostalgia películas como La historia de Spitfire Grill, que, en un marco similar y con temas de fondo semejantes, da una visión positiva, un poco de aire, de confianza en el hombre entre tanta desgracia. P.A.U.

Directora: Jocelyn Moorhouse. Intérpretes: Michelle Pfeiffer (Rose Cook Lewis), Jessica Lange (Ginny Cook Lewis), Jason Robards (Larry Cook), Jennifer Jason Leigh (Caroline Cook), Colin Firth (Jess Clark), Keith Carradine (Ty Smith), Kevin Anderson (Kevin). País: Estados Unidos. Año: 1997. Producción: Mark Abraham y Steve Golin, para Propaganda Films en asociación con Via Rosa Productions y Prairie Films. Presentada por: PolyGram Pilmed Entertainment y Beacon Pictures. Argumento: La novela Mil acres (A Thousand Acres), de Jane Smiley. Editorial: Tusquets. Guión: Laura Jones. Música: Richard Hartley. Fotografía: Tak Fujimoto. Dirección artística: Dan Davis. Montaje: Maryann Brandon. Estreno en Madrid: 30-IV-98. Distribuidora cine: PolyGram. Distribuidora vídeo: PolyGram. Duración: 107 minutos. Género: Drama. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: V S+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información