Bloggermania

Críticas de Cine

Jue09192019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Hamlet una historia eterna

Hamlet

Para una buena parte del público el nombre de Shakespeare está asociado al del actor y director norirlandés Kenneth Branagh quien, ciertamente, es uno de los promotores de la shakespearemanía que ha invadido las pantallas en los últimos años. Ahora que, tras el fracaso comercial de su última producción Trabajos de amor perdidos, este director anunciara su retirada —esperemos que provisional— de las adaptaciones del dramaturgo inglés, el relevo parece asegurado: la productora Miramax acaba de estrenar su nuevo Hamlet, y tiene versiones de Tito Andrónico y de Otelo en lista de espera. Un elemento común tienen las tres: son versiones muy modernas, aunque respetan el texto de Shakespeare.

Según las listas de que dispongo, ésta sería la cuadragésima tercera versión de Hamlet para el cine y, en mi opinión, una de las cinco mejores. La historia de Shakespeare no necesita gran presentación: el joven príncipe de Dinamarca sucumbe a una grave depresión tras la muerte de su padre en extrañas circunstancias y el apresurado matrimonio de su madre con su cuñado Claudio. El enamoramiento del joven con la bella Ofelia, hija del consejero real, agrava esta crisis que tendrá trágicas consecuencias.

Michael Almereyda (Another Girl, Another Planet; Nadja) ha modernizado la obra sin demasiados problemas: Dinamarca ha pasado a ser la multinacional Denmark Corporation, cuyo presidente acaba de fallecer. Su hermano ha desposado a su cuñada y controla la empresa. Hamlet, aspirante a cineasta, cae en una depresión, teñida de melancolía, sospecha que "hay algo podrido en Dinamarca" —las corruptas prácticas empresariales—, y se siente vigilado. Cuando decide averiguar la verdad y vengar a su padre, desencadena un movimiento de trágicas consecuencias.

Esta nueva versión de Hamlet demuestra una vez más que los clásicos son perdurables porque sus temas lo son. Las palabras perduran porque son verdaderas y hay vida en ellas. Por ello siempre habrá más interpretaciones. En esta ocasión, una multinacional equivale al feudo clásico con sede en el Hotel Elsinore de Manhatan. Hamlet está sumergido en un torrente de imágenes que le ahoga, equivalente al flujo de palabras que aprisiona al Hamlet original. Almereyda no duda en salir a los exteriores de Nueva York y mostrar cómo se puede sentir atrapado en plena calle, entre luminosos rascacielos de vidrio, o entre los miles de lámparas que brillan en la noche. En los interiores predominan las sombras de color, principalmente azul y rojo. Y en este Nueva York del año 2000, en una empresa de multimedia, la electrónica de consumo está omnipresente: cámaras digitales, ordenadores, faxes..., al servicio del texto literal de Shakespeare —reducido, pero no adaptado— en una original simbiosis apoyada eficazmente por la gran banda sonora de Carter Burwell (Fargo).

No se trata de la mejor versión cinematográfica de Hamlet, pero es, sin duda, una versión atractiva, con garra y cercana al público joven. Parte de su encanto radica en el reparto. Además de Ethan Hawke, cabe mencionar a Liev Schreiber, como enérgico Laertes, y a Julia Stiles, como trágica Ofelia, junto a los veteranos y siempre excelentes Sam Shepard y Diane Venora. F.G.-D.

Director: Michael Almereyda. Intérpretes: Ethan Hawke (Hamlet), Kyle McLachlan (Claudius), Sam Shepard (Fantasma), Diane Venora (Gertrude), Bill Murray (Polonius), Liev Schreiber (Laertes), Julia Stiles (Ofelia), Casey Affleck (Osric). País: Estados Unidos. Año: 2000. Producción: Andrew Fierberg y Amy Hobby, para Double A Films. Presentada por: Miramax International. Argumento: Basado en la obra de William Shakespeare. Guión: Michael Almereyda. Música: Cartel Burwell. B.S.O.: Varese Sarabande. Fotografía: John De Borman. Dirección artística: Jeanne Develle. Montaje: Kristina Boden. Estreno en Madrid: 04-V-01. Distribuidora cine: Lauren. Distribuidora vídeo: Lauren. Duración: 110 minutos. Género: Tragedia. Premios principales: Nominación al Leopardo de Oro 2000 (Michael Almereyda). Nominación a los Premios Independent Spirit 2001 a Mejor Fotografía (John de Borman). Público adecuado: Jóvenes-adultos. Contenidos especiales: V–.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información