Bloggermania

Críticas de Cine

Mar07162019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Innocence

Innocence

Paul Cox vio un día a sus padres caminando de la mano. Habían llevado una vida dura. Y ahora marchaban juntos en paz. Así surgió en el cineasta la idea de hacer Innocence.

El film está protagonizada por ancianos. Al director de cine Giménez-Rico, algún ejecutivo audiovisual le comentó una vez que no estaban de moda las "películas de viejos". Afortunadamente, Giménez-Rico hizo caso omiso y se fue a rodar un film sobre ancianos basado en un texto de Luca de Tena que llegará pronto a nuestras pantallas. Las "películas de viejos" son generalmente adorables. Y no suelen pasar de moda. ¿Recuerdan El estanque dorado?, y ¿Una historia verdadera? ¿O la maravillosa subtrama de ancianos de Solas? En realidad cada vez estarán más de actualidad. Innocence es un ejemplo magnífico. Y la prueba es que, a pesar de su "tercera edad", ya ha conseguido once premios internacionales en su corta carrera.

Cuenta la historia de un organista jubilado, Andreas Borg, que hace un descubrimiento: la primera novia que tuvo de joven, Claire, vive en su ciudad. Aquel amor fue apasionado y vivaz. Pero las circunstancias les alejaron al uno del otro. Han pasado cincuenta años. Él es ya viudo y vive atendido por su hija y una asistenta. Ella lleva cuarenta años casada y tiene un hijo médico. A pesar de todo Andreas decide escribirle un carta. Y se citan. Y se vuelven a enamorar.

Aunque es imaginable la comicidad de muchas situaciones del film, este no tiene nada de gracioso en un sentido profundo. Trata de responder a la pregunta ¿qué es el amor? El amor de pareja y el amor en general. ¿El amor es sentimentalismo? ¿Es adhesión a la vida? ¿Se puede llamar amor si infringe daño a terceros?... En ningún momento se aborda el matrimonio desde una perspectiva sacramental, pero tampoco hay asomo de frivolidad. "Hay que vivir por algo o por alguien, sino la vida no tiene sentido", afirma la protagonista. Entiende el amor, pues, como una entrega que es condición esencial de la vida. "La felicidad es amar a todos y a todo; amar al mundo", afirma en el momento más crucial de su vida. Claire recorre un camino que va desde un amor confuso, probablemente sentimental, a una apertura global al "ser" que descubre en el límite mismo de su existencia. En realidad, lo que ella siente hacia su antiguo novio es fruto de una insatisfacción general ante la vida, la necesidad de vivir algo definitivamente significativo, aunque el camino que elige pueda ser erróneo. Los personajes hablan de "la muerte del yo" como algo más grave que la muerte física.

Interesante es la relación que Andreas mantiene con la religión. En principio es agnóstico, pero su búsqueda del amor le hace inclinarse a creer en Dios "a veces". Son sugerentes los diálogos que mantiene con un sacerdote católico, así como la búsqueda del templo, como lugar "donde poder llorar" en paz.

No menos atractiva, aunque poco trabajada, es la figura de John, el marido de Claire, al que la circunstancia del increible adulterio de su esposa le obliga a hacer un examen de conciencia y reconocer la rutina de su vida aparentemente controlada.

El cineasta Paul Cox reconoce estar marcado por una película que vio hace años y que no se le va de la cabeza: Sacrificio de Tarkovski. Ese es su ideal de cine: "El cine es un regalo que te llevas a casa. Sé que Innocence es incapaz de ofender o de herir a nadie. Solo puede enriquecer la vida. Esta película es un santuario. Esperemos que devuelva un poco de humanidad al cine". Así define el cineasta esta película, que aunque ambigua en su propuesta, es lo suficientemente inteligente y sincera como para destacar muy por encima de la media. J.O.

Director: Paul Cox. Intérpretes: Julia Blake (Claire), Charles Tingwell (Andreas), Terry Norris (John), Robert Menzies (David), Marta Dusseldorp (Monique). País: Australia. Año: 2000. Producción: Paul Cox para Film Victoria, New Oz PC. y Showtime Australia. Presntada por: Planeta 2010. Guión: Paul Cox. Música: Paul Grabowsky. Fotografía: Tony Clark. Dirección artística: Tony Cronin. Montaje: Simon Whitington. Estreno en Madrid: 9-XI-01. Distribuidora cine: Golem. Distribuidora vídeo: Sav. Duración: 94 minutos. Género: Drama. Premios principales: Gran Premio de las Américas y Premio del Público a Paul Cox en el Festival de Cine de Montreal 2000. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: X+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información