Bloggermania

Críticas de Cine

Jue10242019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Ladrón que roba a otro ladrón

Bottle Rocket

Comedia en torno a dos amigos que, para realizar sus sueños, deciden delinquir. Su víctima será otro ladrón. La historia suena a conocida: hay pocas sorpresas, y situaciones algo reiterativas. De hecho, el film es una prolongación de lo que inicialmente estaba concebido como un cortometraje. De todos modos hay un esfuerzo de guionistas y realizador por hacer una película interesante, dentro del campo del cine independiente. Y sobresale el trabajo del veterano actor James Caan, en un pequeño papel. J.M.A.

Leer más: Ladrón que roba a otro ladrón

La copa

Phörpa

Quizá perplejos ante el hundimiento de sus viejas utopías marxistas, o hastiados por la crisis moral de las sociedades occidentales, destacados cineastas y actores —la mayoría de ellos, de formación católica— se apuntaron en los años 90 del siglo XX a la moda del budismo, cuyo camino medio entre hedonismo y rigorismo resultaba mucho más cómodo y con menos exigencias éticas que cualquier religión. Fruto de esa budomanía fueron películas como El cielo y la tierra, de Oliver Stone; Pequeño Buda, de Bernardo Bertolucci; Siete años en el Tíbet, de Jean-Jacques Annaud; o Kundum, de Martin Scorsese. Todas ellas daban una visión idílica y parcial del budismo, que era presentado como una cultura y una filosofía casi sin mancha. Tal visión ingenua es totalmente revisada en La copa, la primera película producida en Bhutan —pequeño estado soberano al norte de la India, entre Nepal y Tíbet— y el debut como guionista y director de Khyentse Norbu (1961), uno de los más importantes lamas reencarnados de la Tradición Budista Tibetana y admirador ferviente —según él mismo reconoce— de Yasujiro Ozu, Andrei Tarkovski y Satyajit Ray.. Le ha financiado la película Jeremy Thomas, el productor habitual de Bertolucci.

 

Leer más: La copa

Liberad a Willy 2

Free Willy 2. The Adventure Home

Es familiar, ecologista y amable, como la primera parte, pero bastante más entretenida. Por un lado, las relaciones del chaval protagonista se amplían a una chica de su edad —con la que vivirá su primer romance— y a un hermano pequeño que no conocía. Estos nuevos hilos narrativos enriquecen todavía más la visión positiva de la familia y de la amistad que ya ofrecía la primera entrega, y añaden además eficaces golpes de humor.

Por otro lado, el argumento culmina con una subtrama de acción —en torno al dramático hundimiento de un petrolero—, que incluye secuencias muy espectaculares. Las tomas de las orcas —esta vez más numerosas y variadas— son de gran belleza y están muy bien rodadas por el veterano Dwight Little, cuya puesta en escena resulta en todo momento convincente, al igual que todas las interpretaciones. También cabe destacar la banda sonora. En fin, un buen entretenimiento familiar. J.J.M.

Leer más: Liberad a Willy 2

La pistola de mi hermano

La pistola de mi hermano

El film narra cómo un chico encuentra una pistola. Por un motivo banal la usa disparando a un guardia de seguridad. Comienza una huida a ninguna parte —aunque esa ninguna parte se llame mar—, en compañía de una chica que ha fallado en un intento suicida. Entretanto, la policía mantiene una implacable persecución.

El novelista Ray Loriga adapta su propia novela Caídos del cielo al cine, como guionista y director. El resultado es una singular película, de pretensiones existencialistas y difícil visión, donde las distintas piezas no acaban de encajar del todo. Loriga cita como referencias de su film a Robert Bresson, Wim Wenders, Jim Jarmush y al Coppola de La ley de la calle. Hay algo de ese tono denso y gris, pero el director no evita que las largas parrafadas, o los buscados silencios elocuentes, conviertan la película en pesadita. J.M.A.

Leer más: La pistola de mi hermano

La sonrisa del payaso

Le sourire du Clown

El protagonista de la película es un payaso ruso, Ian (Ticky Holgado), quien pretende suicidarse en la habitación de un hotel. Cuando va a hacerlo, oye disparos e inmediatamente entra en su habitación un hombre, que cae sin vida. Al darse cuenta de que van a por él, cambia de idea y decide defenderse, a la vez que pretende ayudar a un joven sacerdote, Lucas (Bruno Putzulu), que ha resultado herido. A partir de ahí se desata una persecución cuyo objetivo consiste en hacerse con un disquete, que supuestamente tiene Ian.

Leer más: La sonrisa del payaso

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información