Bloggermania

Críticas de Cine

Mar04232019

Last updateMar, 23 Abr 2019 2am

La Princesa Mononoke

Mononoke Hime / Princess Mononoke

Más de dos años ha tardado en llegar a España esta excelente producción de dibujos animados, ansiada desde hace tiempo por los buenos aficionados a esta técnica cinematográfica. La Princesa Mononoke fue la primera película que recaudó en las salas japonesas más de 150 millones de dólares —luego la superó Titanic—, hecho que movió a la Walt Disney a adquirir los derechos de distribución internacional de ésta y de las últimas obras de su director, Hayao Miyazaki (Heidi, Marco, Guerreros del viento, Mi vecino Totoro, Porco Rosso, Nicky, la aprendiz de bruja), sin duda el gran maestro de la animación japonesa.

La película responde plenamente a la poética definición de leyenda que da el propio Miyazaki: "Una leyenda es como el viento que no se ve, pero que mueve la hierba cuando la mece". La acción se desarrolla durante la época Muromachi (1392-1573), recreada con perfiles míticos, y relata el iniciático viaje de Ashitaka, un joven y valiente guerrero. Ashitaka busca por todo Japón un remedio para la maldición que pesa tras matar a un mostruoso dios-jabalí que atacó a su pueblo. En su periplo, será acogido por los Tatara, un clan de herreros que vive en un fundición-fortaleza dirigida por Lady Eboshi, "tan gentil con los débiles como despiadada con los enemigos". Esta bella y endurecida mujer emplea las recién descubiertas armas de fuego en sus constantes guerras contra unos ambiciosos samurais y contra la Princesa Mononoke, una chica salvaje y misteriosa, criada por los lobos, que lidera a los dioses-animales de un mágico bosque cercano. Este, a su vez, es protegido por Sishi Gami, el dios-ciervo, un ser bondadoso que posee el secreto de la inmortalidad. El dividido Ashitaka intentará resolver estos peliagudos conflictos de un modo pacífico.

Sin salirse de los rígidos cánones de la animación limitada japonesa, La Princesa Mononoke —la primera película en que Miyazaki emplea ordenadores— ofrece unos diseños de personajes y de fondos, una planificación, unos movimientos de cámara, un montaje, un tratamiento fotográfico y un acompañamiento musical sencillamente fascinantes. A través de cada uno de estos elementos, Miyazaki despliega su habitual capacidad poética y dramática, aunando esta vez la fantasía mítica japonesa con elementos del cine épico de Akira Kurosawa y jugosas referencias a las tragedias griegas y romanas, a los dramas de Shakespeare, a alguna novela de Rudyard Kipling y a películas tan emblemáticas como Pasión de los fuertes, de John Ford, o El pequeño salvaje, de François Truffaut.

Ciertamente, la complejidad narrativa y ética de la trama —nada maniquea y alejada de los convencionalismos feministas y ecologistas—, su recurso a las mitologías animistas —por lo demás, similar a la humanización disneyana de los animales—, unas cuantas secuencias bastante violentas —a lo Braveheart— y su larga duración —excesiva quizá para los estándares occidentales—, hacen la película poco apropiada para el público infantil. Sin embargo, todo esto casi no rebaja su altísima calidad artística, su ponderada visión de la lucha entre las fuerzas de la naturaleza y la invasora civilización industrial, y su apología del papel social de la mujer y de la solidaridad con los enfermos y desfavorecidos.

"Incluso en un clima de odio y de masacres, la vida sigue mereciendo la pena —ha señalado Hayao Miyazaki—. Por supuesto que hemos descrito ese odio; pero solo para mostrar la alegría de la liberación". Por eso, el maestro japonés dedica el último plano de la película a los kodamas, los pacíficos y divertidos espíritus del bosque, otra más de esas maravillosas criaturas, surgidas de la desbordante imaginación de Miyazaki, que, como sus inolvidables totoros, pasarán sin duda a las antologías del cine de animación. J.J.M.

Director: Hayao Miyazaki. Dibujos animados. País: Japón. Año: 1997. Producción: Toshio Suzuki para Studio Ghibli. Presentada por: Miramax Films, Tokuma Shoten, Nippon Television Network, Dentsu y Studio Ghibli. Productor ejecutivo: Yasuyoshi Tokuma. Guión: Hayao Miyazaki. Música: Joe Hisaishi. Canciones: Joe Hisaishi y Hayao Miyazaki. B.S.O.: Milan. Fotografía: Atsushi Okui. Dirección artística: Hayao Miyazaki. Montaje: Hayao Miyazaki y Takeshi Seyama. Supervisores de animación: Masahi Ando, Kitaro Kosaka y Yoshifumi Kondo. Estreno en Madrid: 7-IV-00. Distribuidora cine: Buena Vista. Distribuidora vídeo: Buena Vista. Duración: 136 minutos. Género: Drama épico. Temas de cinefórum: Ecología. Naturaleza y civilización. Japón medieval. Samurais. Clanes. Mitología japonesa. Feminismo. Armas de fuego. Solidaridad. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información