Bloggermania

Críticas de Cine

Sáb02162019

Last updateSáb, 16 Feb 2019 1am

La isla

The Island

A pesar de ser poco apreciado por la gran mayoría de la crítica, que suele considerarle aparatoso y superficial, Michael Bay se ha ganado el favor del público a través de una serie de películas que le han consagrado como el actual rey del cine de acción: Dos policías rebeldes, La Roca, Armageddon, Pearl Harbor... Ahora consolida e incluso fortalece ese status con La isla, trepidante película futurista en la que reúne influencias de otros grandes títulos del género, como Cuando el destino nos alcance, Los Niños del Brasil, El sexto día, Replicant, Gattaca y sobre todo La fuga de Logan, dirigida en 1976 por Michael Anderson y con la que comparte una estructura similar.

La isla narra también una huida. En este caso, sus protagonistas son Lincoln Eco-Seis (Ewan McGregor) y Jordan Delta-Dos (Scarlett Johansson), dos de los cientos de residentes que habitan un exclusivo complejo de privilegiados a mediados del siglo XXI. Les han dicho que fuera todo el mundo está contaminado, que ellos son los únicos supervivientes y que por eso deben ser controlados exhaustivamente, tanto en su salud física y psíquica como en sus relaciones. De hecho, hay prohibiciones de acercamiento y no se permiten las relaciones sexuales. La gran esperanza de todos es ser elegidos por La Lotería y marchar a La Isla, un lugar de ensueño que es el último rincón sin contaminar del mundo.

Tras sufrir numerosas pesadillas, Lincoln Eco-Seis descubre un día que, en realidad, la isla no existe, que el mundo exterior no está contaminado y que los días de todos ellos están contados. Así que, con la ayuda de un operario externo, huye del centro en compañía de Jordan Delta-Dos. Comienza así una persecución espeluznante, primero por el desierto y más tarde por una gran ciudad, donde Lincoln y Jordan descubrirán su verdadera identidad y su trágico destino.

La isla padece algunos de los defectos habituales del cine de Michael Bay. Así, su guión está mejor planteado que resuelto, no acaba de exprimir dramáticamente su sugerente punto de partida y acaba decantando en un festival pirotécnico en el que algunos personajes pierden sus perfiles dramáticos, especialmente los encarnados por Scarlett Johansson — convertida en la tópica chica del protagonista— y por Djimon Hounsou, cuya evolución dramática resulta poco creíble. Sin embargo, el conjunto es mucho más interesante que las demás películas de Bay, sobre todo por su certera crítica a la manipulación genética y a la clonación, con lo conllevan de obsesión por la belleza y la salud, y de desprecio por la dignidad de cada persona humana. Además, en esta ocasión, Bay dosifica hábilmente la acción y la rueda especialmente bien, de modo que su esfuerzo por llegar al más difícil todavía acaba por ganarse al espectador, que agradecerá el escaso recurso de Bay a los efectos digitales y su empleo masivo de excelentes efectos tradicionales, algunos de ellos realmente antológicos por su ritmo y su impactante resolución. J.J.M.

Director: Michael Bay. Intérpretes: Ewan McGregor (Lincoln Eco Seis), Scarlett Johansson (Jordan Delta Dos), Djimon Hounsou (Albert Laurent), Sean Bean (Merrick), Steve Buscemi (McCord). País: Estados Unidos. Año: 2005. Producción: Ian Bryce, Ian Bryce, Walter F. Parkes, para DreamWorks y Warner Bros. Guión: W.D. Richter. Música: Steve Jablonsky. Fotografía: Mauro Fiore. Montaje: Paul Rubell y Christian Wagner. Diseño de producción: Nigel Phelps. Dirección artística: Jon Billington, Sean Haworth y Martin Whist. Estreno en Madrid: 05-VIII-05. Distribuidora cine y vídeo: Warner. Duración: 127 minutos. Género: Ciencia-ficción. Público adecuado: Jóvenes-adultos. Contenidos especiales: VXD.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información