Bloggermania

Críticas de Cine

Dom09222019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Last orders

Last orders

Dos amigos sexagenarios, Ray (Bob Hoskins) y Lenny (David Hemmings), se reúnen en su bar habitual y esperan a un tercero, Vic (Tom Courtenay), director de una funeraria, que trae las cenizas de Jack (Michael Caine). Jack acaba de fallecer y había expresado a sus amigos de toda la vida el deseo de que arrojaran sus cenizas en el muelle de Margate, lugar donde siempre quiso residir. Vince (Ray Winstone), el hijo de Jack, se une al grupo, no así su viuda Amy (Helen Mirren). Ella tiene que ir al sanatorio a ver a su hija, retrasada mental, a quien no ha dejado de visitar cada semana durante cincuenta años. El viaje de los amigos se llena de bromas y de recuerdos, delicados flash-back, que cada uno de ellos guarda como precioso material. Son recuerdos agridulces, narrados desde la diferente perspectiva de cada uno, que componen un espléndido retrato de Jack y sus amigos.

El australiano Fred Schepisi (La casa Rusia) ha rodado un guión propio basado en la novela Last Orders (Últimos tragos), con la que el británico Graham Swift ganó el Premio Booker. El resultado es una admirable obra menor que, gracias al buen hacer del director y a un reparto de lujo, logra detener el tiempo y ahondar en las cosas que realmente importan: la vida, la amistad, el amor. Para estos amigos británicos, el viaje hacia el muelle de Margate es el anti-viaje-iniciático, tan querido por Hollywood. Se trata de un viaje terminal que emprenden a sabiendas de que, después de Jack, en breve, irán ellos. Se trata de hacer balance de lo que ha sido la vida y de la huella que han dejado. Los recuerdos dan sentido a su vida: ¿quiénes son ellos?, ¿qué han hecho?, ¿ha valido la pena?

El retrato de Jack no se puede hacer sin el de sus amigos. Por eso Last Orders es un retrato de grupo. Un grupo de hombres y una amistad viril que transmite verdad, entre otras cosas porque reconoce que las relaciones humanas son complejas. Una amistad en la que ha habido —y hay— situaciones complicadas y peleas, pero son peleas como pueden tener los amigos: palabras fuertes, incluso puñetazos, pero no empañan la amistad. Y, en medio de este examen vital, el pudor y aquello que ni siquiera se han atrevido a revelar a los demás, aunque éstos lo hayan sabido. En fin, una pequeña obra de arte a la que sobra una breve escena erótica y falta la apertura hacia la trascendencia para ser grande de verdad. F.G.-D.

Director: Fred Schepisi. Intérpretes: Michael Caine (Jack), Bob Hoskins (Ray), Tom Courtenay (Vic), David Hemmings (Lenny), Ray Winstone (Vince), Helen Mirren (Amy), George Innes (Bernie), Claire Harman (Sally), Patricia Valentine (Sue), J.J. Feild (joven Jack), Anatol Yusef (Joven Ray), Nolan Hemmings (Joven Lenny), Kelly Reilly (Joven Amy). País: Gran Bretaña-Alemania. Año: 2001. Producción: Chris Craib, Rainer Mockert, Nick Powell para MBP, Scala Productions y Winchester Films. Argumento: Basado en la novela de Graham Swift. Guión: Fred Schepisi. Música: Paul Grabowsky. Fotografía: Brian Tufano. Dirección artística: Paul Cross. Montaje: Kate Williams. Estreno en Madrid: 13-XII-02. Distribuidora cine: Sony Pictures Classics. Duración: 109 minutos. Género: Drama. Premios Principales: Nominada a la Concha de Oro (Fred Schepisi) en el Festival de San Sebastián 2001. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: X D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información