Bloggermania

Críticas de Cine

Jue06042020

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Marea roja

Crinsom Tide

Las películas de Tony Scott, un director competente e interesante visualmente, mejoran de modo notable cuando, teniendo una buena historia entre manos, supera la tentación del efectismo excesivo. Justo lo que sucede en Marea roja, una narración urdida por Michael Schiffer, y en cuyo pulimiento han participado guionistas de la talla de Robert Towne, Steven Zaillian y Quentin Tarantino. Este último escribió el guión del anterior film de Scott: Amor a quemarropa.

Los tiempos de la guerra fría están de vuelta. Rusia está metida de lleno en el conflicto checheno y facciones rebeldes acusan a Estados Unidos de la caótica situación de su país. Los halcones rusos podrían provocar una catástrofe si llegaran a apoderarse de los códigos de los misiles nucleares. Algo que no parece imposible y que provoca la puesta en alerta de la Armada norteamericana. El Alabama, uno de sus submarinos, comandado por el duro y carismático Frank Ramsey (Gene Hackman), recibe una orden fatídica: preparar sus misiles para lanzarlos sobre Rusia. El segundo oficial, Ron Hunter (Denzel Washington), cuestionará la orden hasta el punto de relevar del mando al comandante.

Las referencias a otras películas (El submarino, La caza del Octubre Rojo, El motín del Caine) son numerosas y nadie trata de ocultarlas. Pero la historia posee personalidad propia. Lo que más sorprende es su esforzado equilibrio entre las dosificadas escenas de suspense —¿estallará al fin el holocausto nuclear?, se pregunta uno continuamente— y los conflictos que muestran el lado humano de sus personajes. Gene Hackman, Denzel Washington y el numeroso elenco de secundarios hacen un trabajo formidable. Pero éste no habría sido posible si los personajes no estuvieran tan bien dibujados en el guión, si no se hubieran ideado diálogos y situaciones ingeniosos, con chispa.

El equipo artístico a las órdenes del director ha trabajado inspirado a la hora de dar al film el empaque requerido; entre ellos sobresalen Hans Zimmer, que demuestra una vez más que es uno de los mejores compositores actuales de bandas sonoras, y el director de fotografía Dariusz Wolski. Scott se ha sumergido en un rodaje de tinieblas casi perpetuas, en que incluso la parte inicial desarrollada en tierra firme acontece de noche, en medio de un terrible aguacero. Los fondos marinos, como de un azul apagado al que no llegara casi la luz, están muy bien fotografiados; frente a ellos está el interior del submarino, en el que la abundante negrura contrasta con las luces primarias —rojos, verdes, azules, amarillos— que iluminan a los personajes y paneles de mando, dando un particular sentido claustrofóbico al marco en el que se mueven los personajes. J.M.A.

Director: Tony Scott. Intérpretes: Denzel Washington (Ron Hunter), Gene Hackman (Frank Ramsey), Matt Craven (Zimmer), George Dzundza (Cob), Viggo Mortensen (Weps), James Gandolfini (Dougherty), Rocky Carroll (Westergaurd). País: Estados Unidos. Año: 1995. Producción: Don Simpson y Jerry Bruckheimer, para Hollywood Pictures. Argumento: Michael Schiffer y Richard P. Henrick. Guión: Michael Schiffer. Música: Hans Zimmer. B.S.O.: Hollywood Records. Fotografía: Dariusz Wolski. Dirección artística: Michael White. Montaje: Chris Lebenzon. Estreno en Madrid: 18-VIII-95 (Acteón, Albufera, Amaya, Coliseum, Colombia, Ideal, Juan de Austria, Luchana, Novedades, Tívoli, Vaguada). Distribuidora cine: Buena Vista. Distribuidora vídeo: Hollywood Pictures. Duración: 111 minutos. Género: Acción submarina. Premios principales: Nominada a los Oscars 1995 al mejor montaje, sonido y efectos de sonido. Público apropiado: Jóvenes. Contenidos específicos: D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información