Bloggermania

Críticas de Cine

Mar07232019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Mi amiga Max

Mon amie Max

Desconocer a un director no indica nada en su contra, quizá a su favor. El canadiense Michel Brault bordea los setenta años, y tiene en su haber poco más de media docena de películas, algunas de ellas interpretadas por la siempre eficaz e inquietante Geneviève Bujold. La obra escapa a la intenciones de su autor, suponiendo que ésas sean las que declara en las entrevistas y que la propaganda subraya: la hipocresía de la moral católica y de la jerarquía eclesiástica. En la película no se ve eso.

Lo que principalmente se ve es a dos amigas adolescentes —Marie Alexandrine (Max) y Catherine— ambas prometedoras pianistas en los años sesenta. Max queda embarazada de un compañero de clase. La madre de ésta, viuda de un eminente músico, le permite tener el hijo, pero hace que lo entreguen a un horfelinato para que su hija continúe sin obstáculos su brillante carrera. Max no supera esta antinatural exigencia, abandona el piano, y se pierde durante 25 años vagando por el mundo... Propiamente la película comienza aquí, con la vuelta de Max (Geneviève Bujold) a casa de su amiga Catherine (Marthe Keller), ahora pianista célebre; y vuelve en una casi desesperada búsqueda del hijo que se dejó arrebatar...

Melodrama, o mas bien tragedia griega en el mundo de hoy. La dramática interpretación de Geneviève Bujold, honda, muy medida, con una enorme economía de gestos, responde perfectamente a la voluntad narrativa del director, también pausada, ocre, otoñal, en tono menor... y sin embargo densa y desgarradora: tragedia pagana, en la que el Destino es aquí la ansiosamente enferma inmoralidad de Max, que le llevará, sin saberlo, a ser la amante fugaz de su propio hijo. A la terrible luz del conocimiento de este hecho, Max se hundirá en su noche, de la que quizá sólo la música pueda sacarle.

Ninguna estridencia, la música de Bach o de Mozart une los largos silencios, no se muestra ninguna pasión, todo lo sórdido es velado u ocultado. Sin embargo cae, como inapelable sentencia, la culpa del Destino libremente elegido. P.A.U.

Director: Michel Brault. Intérpretes: Geneviève Bujold (Marie-Alaxandrine Brabant), Marthe Keller (Catherine Mercier), Johanne McKay (Marie-Alexandrine de adolescente), Marie Guillard (Catherine de adolescente), Michel Rivard (Denis Lajeunesse), Rita Lafontaine (Madame Brabant), Véronique Le Flaguais (Madame Michaud), Partice Bissonnette (Michel Simard). País: Canadá-Francia. Año: 1994. Producción: Aimée Danis, para Les Productions du Verseau, Les productions Lazennec. Guión: Jefferson Lewis. Música: François Dompierre. Fotografía: Sylvain Brault. Dirección artística: Anne Pritchard. Montaje: Jacques Gagner. Estreno en Madrid: 11-IX-95 (Alphaville). Distribuidora cine: Musidora. Duración: 101 minutos. Género: Drama. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: X D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información