Bloggermania

Críticas de Cine

Mié07182018

Last updateMié, 18 Jul 2018 2am

Oliver Twist

Oliver Twist

A sus 72 años, tres años después de triunfar con El pianista, Roman Polanski acomete la adaptación de otra novela, en este caso la que Dickens publicó en 1838, después de desgranarla en entregas periódicas. Quien haya visto la versión de David Lean (1948) y el musical de Carol Reed (1968) estará en las mejores disposiciones para valorar esta película rodada en los estudios Barrandov de Praga, con 60 millones de euros de presupuesto.

«Creí —ha declarado Polanski— que les debía una película a mis hijos porque siempre estaban interesados en mi trabajo pero no tanto en el tema. De este modo, empecé a buscar una historia de niños y terminé quedándome con Dickens. Después de esto, Oliver Twist fue la elección obvia. Dickens siempre me encantó cuando era un chaval y, particularmente, Grandes esperanzas».

Sobre el libro en cuestión, Polanski piensa que es denso y muy largo, deambulante, ya que ese fue un periodo en que los escritores escribían para revistas o periódicos en fascículos diarios, semanales o mensuales. Las novelas de ese tiempo no tienen la rígida construcción que se requiere para una película. «Nuestro trabajo de adaptación —ha señalado— consistió principalmente en mantener el espíritu del libro con unas escenas y unos personajes intactos pero, al mismo tiempo, en reducir la construcción hacia algo más estructurado, que se pudiese alargar como máximo un par de horas». «La historia —precisa el cineasta— consta de una serie de aventuras, o desaventuras, que suceden al huérfano Oliver durante toda la película y no sólo en Londres, ya que la película empieza en las afueras y él va con sus aventuras campo a través. Dichas aventuras están más estructuradas en la película que en el libro. En el libro son historias sueltas y hay muchos más temas secundarios. Tuvimos que eliminar lo secundario y permanecer junto al tema principal. Fue planeado como una tragedia griega; tres actos e intentar no salir de allí».

Sobre las cosas que más le gustan del libro, Polanski apunta a «la variedad de personajes pintorescos extremadamente bien descritos en cada uno de sus libros, desde Los papeles del club Pickwick a Casa desolada». Por otra parte, Polanski pone de relieve que «existen varios niveles en la historia de Oliver Twist. Hay momentos oscuros en cada uno de los libros de Dickens pero, al mismo tiempo, existe una tremenda suma de humor. Contiene una gran cantidad de ironía y sarcasmo, y mucho humor inglés en todo lo escrito, y eso me encanta a mí y creo que, dentro de su grado de comprensión, también les gusta a los niños».

Dickens, además de otras muchas cosas, es un maestro de la emoción y la emoción brilla por su ausencia en una película que Polanski quiere que agrade a todos los públicos y especialmente a los niños, como hemos leído más arriba. Si buscamos motivos que expliquen la frialdad (e incluso la distancia o el despego) de una película muy cuidada desde el punto de vista técnico, podríamos apuntar de manera rotunda a la muy poco inspirada partitura musical de la prestigiosa Rachel Portman. Hilando más fino, hay que advertir que, siendo muy hermosa la fotografía de Pawel Edelman, la película tiene muy poca profundidad psicológica porque abusa de los planos generales y no consigue la cercanía, el pellizco emocional que proporcionan los primeros planos dispuestos estratégicamente para que el espectador se asome al interior de los personajes clave.

Cualquiera podría observar que, a fin de cuentas, es obligado examinar el guión adaptado que firma el sudafricano de 71 años Ronald Harwood (Conociendo a Julia, El pianista, La versión Browning) y la realización de ese guión según las maneras cinematográficas de Polanski. Me parece que la poda —imprescindible— realizada por Harwood comete el error de apresurarse en exceso en los contrapuntos dramáticos, aunque intente remediarlo con la impactante secuencia final de la visita a la cárcel, en la que se percibe la inteligencia de Dickens para mostrar que el pequeño Oliver, a pesar de los pesares, no ha perdido la inocencia. Sobre el estilo de Polanski pienso que es muy poco apropiado para esta historia. En concreto, su dirección de actores deja que desear. El niño protagonista me parece sencillamente magnífico y actúa bastante bien. Pero falta carisma y temperatura en las caracterizaciones de Bill Sykes, de Nancy, de Mr. Brownlow. El Fagin de Kingsley no termina de convencerme, creo que termina ganando Kingsley.

Fuera de toda duda queda el empeño del realizador polaco por hacer que la película sea adecuada para todos los públicos, apuntando la sordidez ambiental pero sin rastro de énfasis.

Sería pedante terminar preguntándose por qué Polanski ha elegido esta historia que cae muy lejos de sus intereses temáticos (dicho sea de paso, me parece que Polanski es muy irregular: tiene algunas películas interesantes y demasiadas de medio pelo). Parece claro que porque vive de esto y hace lo que considera más oportuno, después de estudiar el terreno con sus productores. No menos perceptible resulta el aroma de un trabajo hecho con oficio, porque había que hacerlo.

Puestos a terminar, cabe otra interpretación: Polanski, ya anciano, elige historias (ésta y la anterior) que de algún modo conectan con su infancia. Y pone distancia y mucho pudor porque es duro reabrir cajones cerrados hace mucho tiempo. Podría ser. A.F.

Director: Roman Polanski. Intérpretes: Ben Kingsley (Fagin), Barney Clark (Oliver Twist), Jamie Foreman (Billy Sykes), Harry Eden (Artful Dodger), Leanne Rowe (Nancy), Lewis Chase (Charley Bates), Edward Hardwicke (Sr. Brownlow), Jeremy Swift (Sr. Bumble), Mark Strong (Toby Crackit), Ian McNeice (Sr. Limbkins), Jake Curran (Barney), Ophelia Lovibond (Bet), Chris Overton (Noah). País: Francia-Gran Bretaña. Año: 2005. Producción: Robert Benmussa, Alain Sarde y Roman Polanski para R.P. Films, Runteam II y Etic Limited. Argumento: La novela homónima de Charles Dickens. Editorial: Cátedra. Guión: Ronald Harwood. Música: Rachel Porter. Fotografía: Pawel Edelman. Dirección artística: Allan Starski. Montaje: Hervé de Luze. Estreno en Madrid: 02-XII-05. Distribuidora cine y DVD: Filmax. Duración: 130 minutos. Género: Drama. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V-.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información