Bloggermania

Críticas de Cine

Sáb07112020

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Por amor a Rosana

Roseanna’s Grave

Esta simpática comedia romántico-costumbrista tiene unos cuantos puntos en común con El cartero (y Pablo Neruda). Cómo en ésta, la acción se desarrolla en un pequeño pueblo italiano, aunque esta vez en la época actual. En dicho pueblecito, Marcelo (Jean Reno) regenta una popular trattoria, ayudado por su mujer Rosana (Mercedes Ruehl) y por la hermana de ésta, Cecilia (Polly Walker). Los tres son buenas personas y han aceptado más o menos la gravísima enfermedad cardiaca de Rosana, que le supondrá la muerte en un plazo muy breve. Ahora la principal inquietud de Marcelo es poder cumplir el último deseo de su esposa: ser enterrada en el cementerio del pueblo, junto a la tumba de su única hija, fallecida hace años cuando todavía era una niña. En el cementerio ya sólo quedan tres tumbas libres; de modo que Marcelo tendrá que realizar los más descabellados malabarismos para conseguir que nadie se muera en el pueblo y para que un amargado terrateniente (Luigi Diberti) venda de una vez un terreno adyacente al cementerio para que éste pueda ser ampliado.

Sin duda, lo mejor de la película es el divertido e inteligente guión de Saul Turteltaub, conocido hasta ahora por sus trabajos televisivos. Turteltaub logra un curioso cóctel de humor negro, crónica social, intriga y romanticismo, a medio camino entre las modernas comedias de enredo made in USA y las típicas comedias mediterráneas, con su humor casi esperpéntico y su singular sentido festivo de la vida... y de la muerte. Para que esta arriesgada mezcolanza funcione, Turteltaub adopta un tono amable y elegante —sólo roto por un par de fugaces escenas sexuales y varios diálogos groseros—, y fundamenta las motivaciones de sus personajes en un decidido elogio del matrimonio y en una visión muy atractiva —en su asumida superficialidad— de la vida y de la muerte, nítidamente abierta a la trascendencia. De este modo, entre bromas y veras, y a través de unos diálogos a menudo chispeantes, se da respuesta en la película a cuestiones que debe afrontar el hombre actual y de siempre: el amor y la fidelidad conyugales, el valor del sacrificio, la relación con Dios, el más allá, el respeto a la vida en su fase terminal...

Esta calidad del guión facilita el magnífico trabajo interpretativo de todo el reparto —especialmente de Jean Reno y Mercedes Ruehl—, y permite también el lucimiento del británico Paul Weiland (El tesoro de Curly, la serie televisiva Mr. Bean); con una realización sencilla y ágil, Weiland pasa con sorprendente naturalidad de los gags más hilarantes a momentos de gran vigor dramático o sentimental. J.J.M.

Director: Paul Weiland. Intérpretes: Jean Reno (Marcelo), Mercedes Ruehl (Rosana), Polly Walker (Cecilia), Mark Frankel (Antonio), Luigi Diberti (Capestro), Roberto Della Casa (Rossi), Giovanni Pallavicino (Enzo), Jorge Krimer (Salvatore), Romano Ghini (Umberto), Guiseppe Cederna (Padre Bramilla). País: Gran Bretaña. Año: 1996. Producción: Paul Trijbits, Alison Owen y Dario Poloni, para Hungry Eye Trijbits & Worrell/Remote. Presentada por: Spelling Films en asociación con Fine Line Features. Guión: Saul Turteltaub. Música: Trevor Jones. B.S.O.: RCA Victor. Fotografía: Henry Braham. Dirección artística: Rod McLean. Montaje: Martin Walsh. Estreno en Madrid: 19-IX-97. Distribuidora cine: Sogepaq. Distribuidora vídeo: Sogepaq. Duración: 93 minutos. Género: Comedia romántico-costumbrista. Público apropiado: Jóvenes. Contenidos específicos: X– D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información