Bloggermania

Críticas de Cine

Jue07192018

Last updateMié, 18 Jul 2018 2am

Qué pasada!

Purely Belter

El nuevo cine social británico se ha convertido en una de las tendencias fílmicas más sólidas y populares de la última década. Dentro de ella, el director y guionista inglés Mark Herman es quizá el cineasta que ha aportado a la corriente unas mayores dosis de idealismo, cercanía y emotividad, así como un exhaustivo empleo dramático de las bandas sonoras. No en vano, antes de triunfar en el cine, se había ganado un notable prestigio como letrista de la mayoría de las canciones del grupo The Christians. La fórmula le dio unos notables resultados en sus dos últimas películas, las taquilleras y multipremiadas Tocando el viento y Little Voice. En la primera, logró convertir a la banda de música de un pueblo minero de Yorkshire en símbolo de las luchas sindicales contra el gobierno conservador a principios de los 90; y en la segunda —sobre una joven que oculta tras su enfermiza timidez un insospechado talento como cantante—, se atrevió a enriquecer el género con un toque de poesía y hasta de magia. En ambos casos, Herman desarrolló sus radiografías y denuncias sociales a través de un sugestivo tono de tragicomedia, marcado por una gran agilidad narrativa, un chispeante sentido del humor y un acercamiento muy entrañable a todos los personajes.

Leer más: Qué pasada!

Quédate a mi lado

Stepmom

El filme parte de una situación que, desgraciadamente, se repite con frecuencia: tras el divorcio, uno de los padres comienza a convivir con otra persona –en este caso, el padre con una chica a la que dobla la edad–; el espectador observa cómo sufren los hijos, que ven desplazada a su madre por una desconocida, que a duras penas intenta cobrarles afecto; bastante tiene con su gratificante y «creativo» trabajo como para convertirse de repente en sustituta de madre (Stepmom) de un niño y una adolescente. Si Quédate a mi lado ya parte de situaciones inverosímiles (que los niños vivan con el padre tras el divorcio, que la amante y la esposa lleguen a tener un cierto trato, difícil sí, pero cada vez más afectuoso), para solucionar el conflicto, el guionista corta por lo sano: la madre contrae una enfermedad mortal, con lo que deja la vía libre para que «la otra» pase a ocupar su puesto y se recomponga la familia «normal».

Leer más: Quédate a mi lado

¿Qué es la vida?

Cestquoe.jpgC’est quoi la vie? 3e.jpg_ok

Nicolas, un joven granjero francés, se siente confuso ante los problemas de sus padres y familiares, y ante su propia ansia de abandonar el cerrado mundo en que vive; un mundo decadente, en el que parece que "lo viejo tiene que morir para que llegue lo nuevo". Su angustiosa búsqueda del sentido de la vida se ve dramáticamente marcada por el suicidio de su padre, acuciado por las deudas, y por el singular romance del joven con una madura y divorciada cantante de ópera, que decide vivir en el campo con sus dos hijos. Sólo dará respuestas útiles a Nicolás su abuelo, un resignado y sentencioso agricultor de la vieja escuela.


Leer más: ¿Qué es la vida?

Que nadie duerma

No one Sleeps

Este thriller alemán toma como base una de aquellas teorías que tanto le gustaban al taxista interpretado por Mel Gibson en Conspiración. Según esto, el Sida fue descubierto en África entre los monos y posteriormente transmitido a los humanos intencionadamente en Los Angeles. Esto será lo que descubrirá poco a poco Stefan, un estudiante alemán que empieza a notar hechos extraños durante la celebración de un congreso en San Francisco.

La angustiosa ambientación, cierta habilidad técnica, y la solvencia de los actores contribuyen a que funciones más o menos este thriller, pese a su poca capacidad de sorpresa. J.L.S.

Leer más: Que nadie duerma

¡Qué suerte ser profe!

Le plus beau métier du monde

Un brillante profesor de ámbito rural, acostumbrado a trabajar en centros de calidad, se traslada a París y es destinado a un instituto conflictivo.

La idea de poner a un profesor nuevo con alumnos delincuentes es un tema recurrente desde aquella Rebelión en las aulas, que tuvo recientemente su secuela con el mismo Sidney Poitier como protagonista. En este caso, los franceses toman el relevo y cuentan con el (único) aliciente de utilizar a su sempiterna estrella, Gérard Depardieu. No es una gran comedia ni hace ninguna aportación interesante al tema de la educación; aunque quizá arranque alguna sonrisa al espectador. F.G.-D.

Leer más: ¡Qué suerte ser profe!

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información