Bloggermania

Críticas de Cine

Lun06012020

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Titan A.E.

Titan A.E.

Don Bluth y Gary Goldman forman parte por méritos propios de la historia del cine de animación. A ellos se debió en buena medida el resurgir del género en los años 80, así como el debut de Steven Spielberg como productor de dibujos animados. Después de trabajar durante quince años en los estudios Disney, ambos los dejaron en 1979, iniciando así una irregular andadura por su cuenta. Juntos han gozado de momentos de gloria —Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby; Fievel y el Nuevo Mundo, En busca del Valle Encantado, Todos los perros van al cielo...— y juntos sufrieron el dramático declive artístico y económico que supusieron películas como En busca del Rey del Sol, Pulgarcita, El jardín mágico de Stanley o Hubi, el pingüino... Ahora, tras los éxitos solo relativos de Anastasia y Bartok, el Magnífico, han intentado quitarse la fama de blandos y ganarse al público adolescente y adulto con Titán A.E., la última superproducción de Fox Animation.

Desde luego, Bluth y Goldman dan en esta película un giro notable a su estilo y tono habituales. Para empezar, afrontan un complejo argumento de ciencia-ficción, con muchos elementos del cómic, del manga y el anime japoneses, e incluso del futurismo apocalíptico de películas como Heavy Metal; elementos que en parte Don Bluth ya ensayó hace años en sus famosos videojuegos Dragon’s Lair y Space Ace. La trama arranca en el año 3028, justo cuando los Drej, unos poderosos extraterrestres, deciden destruir la Tierra por temor a la contradictoria inteligencia humana. Mientras su hijo adolescente, Cale, escapa al espacio exterior en unas de las naves de evacuación convencionales, un militar lo hace en solitario al mando de la misteriosa nave Titán, un alucinante laboratorio espacial que contiene muestras de todas las especies minerales, vegetales y animales terrestres, así como un sofisticado sistema para poder volver a recrear la Tierra a partir de ellas. Quince años después, los dispersos terrícolas, aún perseguidos a muerte por los Drej, siguen buscando la perdida y ya mítica nave Titán. A Cale, ahora un experimentado, escéptico y rebelde piloto, se le presenta la oportunidad de encontrarla cuando se embarca en la nave Valkiria, comandada por el misterioso capitán Korso —que trabajó con el padre de Cale—, pilotada por la bella y aguerrida Akima, y con una tripulación de lo más variopinta.

Ciertamente, a pesar de su look a lo Blade Runner, la trama es bastante ligera, no plantea grandes conflictos dramáticos e incluso cede a algunos excesos violentos, a varios diálogos groseros y a un par de artificiosas y tontas concesiones eróticas. Sin embargo, permite al dúo Bluth-Goldman aplicar sus nuevos puntos de referencia estética a la puesta en escena, y articular desde ellos un apabullante espectáculo audiovisual, cuya integración de animación tradicional y digital —el 80% de la película— ofrece algunas de las secuencias más espectaculares de la historia del cine de animación. En este sentido, ha sido decisiva la colaboración de la Industrial Light & Magic, de la Vision Digital Entertainment y de los Reality Check Studios, tres de las mejores empresas de efectos digitales.

Los muy puristas quizá se enganchen en los defectos narrativos antes apuntados, en el abundante empleo del rotoscopio al animar los personajes realistas, en ciertos defectos de integración de las animaciones en 2D y 3D, o en los excesivos subrayados musicales de la banda sonora de Graeme Revell y de las canciones rock, techno y New Age que ha seleccionado Glen Ballard. Pero, desde luego, la animación de personajes, la planificación y el tratamiento del color son excelentes, los diseños de fondos y de los personajes no realistas resultan muy imaginativos, y unas cuantas secuencias —la destrucción de la Tierra, la trepidante persecución entre árboles de hidrógeno en el planeta Sesharrim, el inquietante duelo en los anillos de hielo de Tigrin...— pasarán a la historia del género por su intensidad dramática y por su fascinante resolución visual. J.J.M.

Directores: Don Bluth y Gary Goldman. Dibujos animados. Voces de los personajes en la versión original: Matt Damon (Cale), Drew Barrymore (Akima), Bill Pullman (Capitán Korso), John Leguizamo (Gune), Nathan Lane (Preed), Janeane Garofalo (Stith). País: Estados Unidos. Año: 2000. Producción: David Kirschner, Don Bluth y Gary Goldman para 20th Century Fox. Productor ejecutivo: Paul Gertz. Guión: Ben Edlund, John August y Joss Whedon. Música: Graeme Revell. Supervisor musical: Glen Ballard. Montaje: Don Bluth y Gary Goldman. Efectos especiales y visuales: David Dozoreth y Paul Martin Smith para Industrial Light & Magic, Vision Digital Entertainment y Reality Check Studios. Estreno en Madrid: 18-VIII-00. Distribuidora cine: Fox. Distribuidora vídeo: Fox. Duración: 95 minutos. Género: Ciencia-ficción. Temas de cinefórum: Vida extraterrestre. Ecología. Relaciones padres-hijos. Rebeldía juvenil. Heroísmo. Nuevas tecnologías. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V S.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información