Bloggermania

Críticas de Cine

Lun10212019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Atrápame si puedes

Catch Me If You Can

Steven Spielberg cineasta lo ha probado prácticamente todo. Dotado de indudable talento y dueño por méritos propios de una posición privilegiada en el paisaje hollywoodiense, puede hacer lo que se le antoje. Así se explica su decisión de dirigir esta comedia ligera de ladrón sofisticado y con encanto, que no se parece a nada de lo que había hecho antes, y que en principio estaba destinada a ser realizada por el artesano Gore Verbinski.

Ambientado en la década de los 60, el film parte de hechos reales, recogidos en las memorias de Frank Abagnale Jr. Este singular personaje, reconvertido con los años en agente de la oficina estadounidense de lucha contra el fraude, llegó a figurar entre los más buscados por el FBI siendo adolescente, por sus estafas monetarias. El hecho de que sus delitos no supusieran daño físico para las personas, unido al ingenio con que los perpetró, facilita la labor del guionista Stephen Nathanson, que alimenta una corriente de simpatía hacia Frank, aunque sin buscar disminuir la gravedad de sus acciones. Más bien presenta los elementos que pudieron empujarle por el mal camino. Entre ellos ocupa lugar principal la decepción del divorcio de sus padres, a los que tenía idealizados: tema nada lejano a Spielberg —el director vivió esta experiencia traumática en su infancia, y la reflejó en films como E.T. y Encuentros en la tercera fase— y quizá el motivo de dirigir una película que sólo debía producir.

Un intento frustrado de fuga imposible de Frank, ya detenido, anticipa las dificultades de su captura. Comienza entonces la narración de los años locos de Frank, desde su adolescencia truncada. Y abundan las escenas de comedia, donde despliega su talento para el fingimiento; pero vemos también el atractivo que el dinero y el sexo ejercen en él, una frívola vida de playboy que, piensa, es necesaria para cumplir el proyecto de reunir a sus padres. Y cuando advierte que ellos no son lo que él quisiera, busca sin saberlo figuras paternas sustitutivas: sobre todo, su tenaz perseguidor, con quien vive un juego del ratón y el gato, y que a veces es la única persona con quien puede sincerarse. Leonardo DiCaprio resulta perfecto como el eterno adolescente, mientras Tom Hanks carga con aplomo sobre sus hombros un papel incómodo, de tipo reservado y refugiado en su trabajo. Atrápame si puedes apunta temas de interés, pero no deja de ser un divertimento. Spielberg lo ha rodado con soltura y oficio aunque, intuyo, sin despeinarse demasiado. J.M.A.

Director: Steven Spielberg. Intérpretes: Leonardo Di Caprio (Frank), Tom Hanks (Carl Hanratty), Christopher Walken (Frank Abagnale padre), Martin Sheen (Roger Strong), Natalie Baye (Paula Abagnale), Amy Adams (Brenda). País: Estados Unidos. Año: 2002. Producción: Steven Spielberg y Walter F. Parkes para Amblin Enterteinment y DreamWorks Pictures. Presentada por: DreamWorks. Guión: Jeff Nathanson. Argumento: basado en las memorias de Frank Abagnale. Música: John Williams. Fotografía: Janusz Kaminski. Dirección Artística: Jeannine Oppewall. Montaje: Michael Kahn. Estreno en Madrid: 24-I-03. Distribuidora cine: UIP. Duración: 141 minutos. Género: Comedia. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: S.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información