Bloggermania

Críticas de Cine

Mié05272020

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Bamboozled

Bamboozled

La sátira o parodia, adoptada en términos radicales por cineastas como John Waters (Pecker, Cecil B. Demented), Mike Myers (Wayne’s World) o Jay Roach (Austin Powers 1 y 2), es componente esencial del estilo de Quentin Tarantino y sus seguidores, y ha marcado en mayor o menor medida unos cuantos títulos importantes del cine norteamericano de los últimos años. Ahí están Héroe por accidente, Atrapado en el tiempo, Forrest Gump, El Show de Truman, EdTv, La cortina de humo, ¿Qué pasa con Mary?, Payback, American Beauty, Cómo ser John Malkovich, Man on the Moon, O Brother!, Persiguiendo a Betty...

En Bamboozled, el cineasta negro Spike Lee (Haz lo que debas, Malcolm X) reivindica con Mark Twain la sátira como el género más eficaz para diseccionar hasta el hueso los muchos defectos del ser humano y de las sociedades por él formadas. Según él, ese recurso satírico a la exageración guiñolesca, al humor esperpéntico, a chirriates contrastes tragicómicos —llevados a veces hasta la provocación directa— es el mejor vehículo para desperezar la inteligencia del espectador, inquietarle el ánimo y obligarle a plantearse temas serios, sin que tenga en ningún momento la sensación de llevar a cabo esas costosas actividades.

Desde esa perspectiva se presenta a Pierre, guionista de prestigiosa formación universitaria, decididamente pedante y el único negro que trabaja en una pretenciosa cadena televisiva. Tras varios fracasos, su jefe, un joven blanco cretino e hipócrita, le plantea un ultimátum: o se inventa un programa de éxito, que suba la cuota de pantalla entre los telespectadores afroamericanos, o será despedido. Así, Pierre escribe una farsa escandalosa y políticamente incorrecta, interpretada por actores negros pintados con betún negro, y en la que reúne todos los tópicos racistas que han inundado el cine y la televisión norteamericanos. Sorprendentemente, el programa tiene un éxito inusitado, pero despierta la furia de los grupos radicales afroamericanos.

Ciertamente, Bamboozled tiene un cierto interés documental, en cuanto ofrece un abigarrado muestrario de productos y actitudes racistas en el cine y la televisión. Pero su valor dramático se debilita porque Lee obvia el humor satírico protagonizado por blancos —similar al que él muestra, sin que quepa considerarlo racista— y se excede en sus recursos paródicos. Así, por ejemplo, alarga y explicita demasiado sus mensajes panfletarios, obliga al reparto a unas intepretaciones muy histriónicas y culmina su "divertimento" —como él mismo lo define— con otro baño de sangre irracional, mostrado por la televisión, claro está, en el más riguroso directo. J.J.M.

Director: Spike Lee. Intérpretes: Damon Wayans (Pierre Delacroix), Savion Glover (Manray/Mantan), Jade Pinkett (Sloan Hopkins), Tommy Davidson (Womack), Michael Rapaport (Dunwitty), Thomas Jefferson Byrd (Honycutt). País: Estados Unidos. Año: 2000. Producción: Jon Kilik y Spike Lee para 40 Acres & Mule Filmworks. Guión: Spike Lee. Música: Terence Blauchord. Fotografía: Ellen Kuras. Dirección artística: Harry Darrow. Montaje: Samuel D. Pollard. Estreno en Madrid: 23-II-01. Distribuidora cine: Aurum. Distribuidora vídeo: Columbia TriStar. Duración: 135 minutos. Género: Comedia. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: V+ X D+.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información