Bloggermania

Críticas de Cine

Lun07222019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Frágil

Frágil

Tras un notable éxito popular, el cineasta vasco Juanma Bajo Ulloa llevaba unos cuantos años fuera de combate, con ambiciosos proyectos que no cuajaron —como El Capitán Trueno— y con declaraciones cada vez más críticas contra la industria española del cine. Ahora ha roto esa espiral desalentadora con Frágil, una original pero discutible película que él mismo ha producido y que ya ha pasado por diversos festivales, con división de opiniones en todos ellos.

Al estilo de los cuentos o las fábulas, Frágil narra la alucinante historia de Venus, una joven inocente y romántica, no demasiado guapa, adicta a los relatos caballerescos de amor cortés y que nunca ha salido de su perdido caserío en el Norte de España, donde cuida las abejas y prepara miel con su padre. Cuando éste muere, Venus parte hacia un gran pueblo cercano en busca del idealizado hombre de su vida, aquél que siendo un gordito niño de 9 años la dio un beso en la mejilla antes de partir y la juró amor eterno. Casualmente, Venus acaba en una imponente mansión trabajando como jardinera para la productora cinematográfica que la ocupa, como base de operaciones para el rodaje de una boba película de capa y espadas. Hasta que un día Venus ayuda al joven actor protagonista en unas réplicas y éste —una estrella internacional en ciernes— queda fascinado con ella.

Ante Frágil caben el entusiasmo absoluto o la irritación total, e incluso ambos sentimientos a la vez. Desde luego, la irritación se hubiera evitado quitando la frase inicial de Maquiavelo —»Todos ven lo que pareces y nadie siente lo que eres»—, el minuto y medio final — demencial y nefasto— y dos exhibiciones sexuales, a todos luces excesivas. Con estos detalles la película se convierte en una burda quedada, en un bobo vacile al espectador, que todo el rato es llevado brillantemente por sendas arriesgadas y novedosas, para ser arrojado al final, sin ningún tipo de consideración, en las tópicas cunetas del nihilismo más cínico.

Ahora bien, sin esos pegotes —algunos de ellos ausentes en el primer montaje del filme— , Frágil es seguramente una de las mejores películas españolas de la última década. Por un lado, tiene una factura visual excelente, tanto en interiores como en exteriores, pues la soberbia fotografía se refuerza con la pensadísima planificación de Juanma Bajo Ulloa, siempre sugerente y poderosa. En este sentido, el cineasta se aleja aquí de los excesos de La madre muerta y de los despropósitos de Airbag, para retornar al vibrante y casi onírico hiperrealismo de Alas de mariposa.

Quizá donde Bajo Ulloa da el do de pecho es en la dirección de actores, muchos de ellos desconocidos, pero todos magníficos, especialmente Muriel y Julio Perillán, que resuelven los pasajes más complicados de la película; esos en los que Bajo Ulloa actualiza descaradamente los cuentos de hadas más cursis, y muestra el poder redentor de la inocencia, la sencillez y el amor —encarnado por ellos—, frente al hastío del egoísmo, la prepotencia y el hedonismo radical, hecho carne en esos espantajos humanos que, según Bajo Ulloa, habitan el mundillo del cine, con su culto al cuerpo, su patética esclavitud de las drogas y el sexo desamorado, y su absoluto desinterés hacia algo que sea realmente artístico o creativo.

O sea, que Juanma Bajo Ulloa sorprende a todos, se pone serio, sentimental y nostálgico, y arranca pasajes maravillosos, siempre al filo de la sensiblería, pero con una emotividad desbordada y veraz, sobre todo cuando los personajes desvelan los recovecos de su alma, hasta los más oscuros, para que entre el aire fresco. Eso sí, es mejor salirse del cine cuando falten dos minutos para que acabe la película. J.J.M.

Director: Juanma Bajo Ulloa. Intérpretes: Muriel (Venus), Julio Perillán (David), Inma Colomer (Rita), Paula Pizzi (Francesca), María Bazán (Abi), Silvia Segovia (Marta), Lidia Navarro (Isabel), BibianaSchönhöfer (María), Violaine Estérez (Chloe), John G. Rubin (Félix), Pilar Rodríguez Zabaleta (Juana). País: España. Año: 2004. Producción: Juanma Bajo Ulloa para Frágil Zinema. Guión: Catalina Gilabert (Juanma Bajo Ulloa). Música: Bingen Mendizábal y Borja Ramos. Fotografía: Unax Mendía. Dirección artística: Satur Idarreta. Montaje: Pablo Blanco. Estreno en Madrid: 15-IV-05. Distribuidora cine y vídeo: On Pictures. Duración: 112 minutos. Género: Drama. Premios principales: Candidata a la Medallas CEC 2005 al mejor guión original y revelación (Muriel). Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: X+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información