Bloggermania

Críticas de Cine

Jue09202018

Last updateJue, 20 Sep 2018 2am

La foto de compromiso

Picture Bride

Tokio, 1918. Riyo (Youki Kudoh), una delicada y bella joven de ciudad, pierde a sus padres durante una epidemia de tuberculosis. Por eso acepta casarse con Matsuji (Akira Takayama), un japonés que emigró hace años a Hawai y al que sólo conoce por una fotografía. Cuando llega a Hawai, Riyo se llevará una doble decepción: Matsuji es 20 años mayor que ella y además trabaja como peón en la inmensa plantación de caña de azucar de un hacendado norteamericano. En medio del durísimo y mal retribuido trabajo agrícola, que provoca constantes enfrentamientos con los capataces, Matsuji luchará por ganarse el amor de Riyo, que sólo piensa en volver cuanto antes a Japón.

En esta su primera película como directora, la japonesa-norteamericana Kayo Hatta ha querido hacer un homenaje al pasado de su familia. A partir de hechos reales, plantea una historia llena de emotividad y lirismo, que intenta profundizar en las raíces del amor de paso que hace, sin caer en tramposos maniqueísmos, una encendida elegía de la lucha por la libertad de unas personas obligadas a asumir un duro mestizaje cultural. La sinceridad y hondura de su propuesta le valió el Premio del Público a la mejor película dramática en el Festival de Sundance de 1995.

El principal atractivo del film es el delicado retrato que hace de la singular historia de amor entre Riyo y Matsuji, marcada por el perseverante cariño de éste, a pesar del desdén de la chica frente a la fuerte atracción sexual que despierta en él. En este sentido, resulta un acierto que la directora exprese este elemento erótico de modo contenido. Riyo, atormentada por un doloroso pasado y por un presente sin horizontes, evoluciona positivamente gracias a la amistad con Kana —muy bien interpretada por Tamlym Tomita—, una valiente mujer que ha pasado por su misma situación. Estos hilos narrativos principales se enriquecen con otros que crean los personajes secundarios, entre los que cabe destacar un proyeccionista y comentador ambulante de cine, interpretado por el veterano actor japonés Toshiro Mifune, protagonista de alguno de los títulos míticos de la rica filmografía nipona.

Kayo Hatta hilvana bien este complejo entramado de relaciones humanas con una férrea dirección de actores y con un adecuado ritmo narrativo, de lenta cadencia. Sólo se empantana cuando reitera en exceso los paralelismos simbólicos del drama humano con la exuberante naturaleza que rodea a los personajes. De todos modos, en esos momentos sabe mantener el interés dando un mayor protagonismo a la preciosa fotografía de Claudio Rocha y a la sugestiva partitura de Mark Adler. Más torpe y superficial se muestra Hatta cuando intenta contraponer la ancestral religiosidad sintoísta de esos emigrantes japoneses con los nuevos valores cristianos que descubren en Hawai. J.J.M.

Directora: Kayo Hatta. Intérpretes: Youki Kudoh (Riyo), Akira Takayama (Matsuji), Tamlyn Tomita (Kana), Cary-Hiroyuki Tagawa (Kanzaki), Yoko Sugi (Tía Sode), Toshiro Mifune (Benshi). País: Estados Unidos. Año: 1995. Producción: Lisa Onoreda y Diana Mei Lin Mark, para Miramax International en asociación con Thousand Cranes Filmwoks. Presentada por: Civite S.A. Guión: Kayo y Mari Hatta. Música: Mark Adler. Fotografía: Claudio Rocha. Dirección artística: Paul Guncheon. Montaje: Lynzee Klingman y Mallory Gottlieb. Estreno en Madrid: 7-VI-96 (Ideal). Distribuidora cine: Civite Films. Duración: 96 minutos. Género: Drama. Premios principales: Premio del Público a la Mejor Película Dramática en el Festival de Cine de Sundance 1995. Seleccionada para la sección Un certain regard del Festival de Cannes 1994. Público apropiado: Adultos. Contenidos específicos: X D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información