Bloggermania

Críticas de Cine

Lun10142019

Last updateLun, 24 Jun 2019 2am

Suavemente me mata

Killing Me Softly

Del director de Adiós a mi concubina y Temptress Moon, Chen Kaige, se estrena ahora Suavemente me mata, un thriller erótico muy subido de tono en cuanto a escenas de sexo y violencia se refiere. Alice es una chica ingenua y aparentemente feliz que vive con su novio. Un día se topa por la calle con un alpinista, Adam, con el que después de dos encuentros sexuales carentes de ternura, decide casarse sin saber nada de él. En su singular convivencia ella irá encontrando indicios de que el hombre con el que se ha casado en psicópata peligroso. Alice intenta averigüar a toda costa quién es su marido cuando a lo mejor es ya demasiado tarde.

Inspirada en la novela Un amor dulce y peligroso, de Nicci French, este film es una versión erótica y algo morbosa de Sospecha, de Hitchcock. Pero así como en aquella el suspense era proporcionado a la trama, en la película de Chen Kaige parece que se nos promete una disección sobre la fragilidad, la seducción y el mal humanos, y sobre lo que ocurre cuando llegan a confundirse del sexo y la violencia. Sin embargo, el film se queda en un mero artificio inquietante que además no desvela nada de interés. J.O.

Director: Chen Kaige. Intérpretes: Heather Graham (Alice), Joseph Fiennes (Adam), Natascha McElhone (Deborah), Ulrich Thomsen (Klaus), Ian Hart (Daniel). País: Estados Unidos. Año: 2001. Producción: Joe Medjuck, Lynda Myles y Michael Chinich para The Montecito Picture Company. Argumento: Basado en una obra de Nicci French. Guión: Kara Lindstrom. Música: Patrick Doyle. Fotografía: Michael Coulter. Dirección Artística: Gemma Jackson. Montaje: Jon Gregory. Estreno en Madrid: 21-II-02. Distribuidora cine: Vértigo. Duración: 12 minutos. Género: Drama. Público adecuado: Adultos. Contenidos especiales: V X+ D.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información