Bloggermania

Críticas de Cine

Mié04242019

Last updateMié, 24 Abr 2019 2am

Un hombre sin pasado

Mies vailla menneisyyttä

En películas como La chica de la fábrica de cerillas, Contraté a un asesino a sueldo o La vida de Bohemia, el finlandés Aki Kaurismäki demostró que era uno de los cineastas europeos más audaces y originales. Ambas características elevaron al estatus de obra maestra a su película Nubes pasajeras. Ahora repite su mismo tono entre neorrealista y capriano en El hombre sin pasado, extraña comedia que fue galardonada con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2002 y con el Premio de la Fipresci (Asociación de la prensa internacional) a la mejor película del año 2002. Ahora es candidata al Oscar al mejor filme en lengua no inglesa.

El protagonista es M, un soldador que es apaleado sin ningún motivo por tres jóvenes en un parque de Helsinki. M logra sobrevivir pero pierde la memoria casi totalmente. Podrá rehacer poco a poco su vida en un mugriento suburbio, gracias al apoyo de un grupo de personas sin techo que no han perdido la alegría de vivir. También le ayudará una tímida y callada mujer del Ejército de Salvación, de la que M se enamora.

Aki Kaurismäki vuelve a demostrar la extraordinaria eficacia dramática y cómica de su estilo, delimitado por un curioso tratamiento casi naïf de los colores y la iluminación, y por una puesta en escena minimalista, de llamativa planificación y tempo lento. Priman en ella los símbolos visuales y los escuetos gestos de los actores, todos ajustados a un tipo de interpretación inexpresiva, cercana a las de Buster Keaton o Jacques Tati. En este sentido, a pesar de su estolidez, Markku Peltola y Kati Outine —Premio a la mejor actriz en Cannes 2002— dotan a sus personajes una humanidad desbordante.

A ratos, cuesta aceptar la propuesta de Kaurismäki; pero depara finalmente un intenso goce estético y una luminosa visión del sinsentido del materialismo, de las limitaciones del estatalismo, del sentido del dolor, del poder del amor y la solidaridad, y del misterio de la libertad humana frente a la providencia divina. En todos estos puntos brilla la desinhibida banda sonora, plagada de románticas canciones finlandesas de todos los estilos. Y en todos ellos, Kaurismäki es fiel a esa máxima que acuñó en una encuesta periodística: "El significado de la vida es adquirir una moralidad que respete la naturaleza y el hombre, y luego, seguirla". J.J.M.

Director: Aki Kaurismäki. Intérpretes: Markku Peltola (M), Kati Outinen (Irma), Juhani Niemelä (Doctor), Kaija Pakarinen (Kaisa Nieminen), Sakari Kuosmanen (Anttila). País: Finlandia. Año: 2002. Producción: Aki Kaurismäki para Sputnik Oy y Yle/TV1. Guión: Aki Kaurismäki. Fotografía: Timo Salminen. Dirección Artística: Markku Pätilä y Jukka Salmi. Montaje: Timo Linnasalo. Estreno en Madrid: 31-I-03. Distribuidora cine: Golem-Musidora. Duración: 97 minutos. Género: Comedia. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: —.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información