Bloggermania

Críticas de Cine

Mar10172017

Last updateMar, 17 Oct 2017 2am

El hombre que susurraba a los caballos

The Horse Whisperer

Aunque no es su mejor obra, resulta estimable esta quinta película de Robert Redford como director. Cabe destacar que es la primera vez que se dirige a sí mismo; quizá porque se identifica con Tom Booker, el protagonista, con quien parece tener mucho en común: la serenidad, el amor por la naturaleza, el gusto por los espacios libres, los caballos —desde hace 30 años, Redford cría caballos en su rancho de Sundance—. De hecho, ese personaje recuerda a otros interpretados por Redford, como el protagonista de Las aventuras de Jeremiah Johnson.

El guión lo firma Richard LaGravenese, que adaptó Los Puentes de Madison County para Clint Eastwood. Las dos películas, con ser diferentes, guardan un cierto parecido. El hombre que susurraba a los caballos es un drama que refleja muchos de los problemas de la sociedad opulenta occidental: desunión en la familia, el stress de la gran ciudad, la adicción al trabajo y la falta de tiempo para lo que realmente importa. Es un canto a la serenidad y a la necesidad de volver a encontrar la paz. De hecho, la novela de Nicholas Evans en que se basa va encabezada por una cita de Sengt’son, filósofo chino del año 606, que invita a buscar la paz en el corazón.

La película comienza con un terrible accidente: dos niñas de 14 años son arrolladas por un camión mientras montaban a caballo. Una de ellas muere; la otra,
Grace, queda traumatizada por la pérdida de su amiga, la amputación de una de sus piernas y los sufrimientos de su caballo, al que su madre, contra la opinión del veterinario, se niega a sacrificar. Annie, la madre, cree que eso podría ayudar a recuperar a su hija. Por ello se pone en contacto con Tom Booker, un granjero célebre por su habilidad con los caballos. Annie marcha hacia Montana con su hija y con el caballo, y allí empieza a descubrir el valor de la tranquilidad que se respira. En Montana, Annie logrará hablar con su hija y, a pesar de un apunte de idilio con Tom Booker, también se acercará de nuevo a su marido.

La historia de Redford-LaGravanese sigue paso a paso la novela de Evans, pero sus personajes parecen más creíbles; sus conflictos, más reales, y las soluciones que da, más acordes con el espíritu de la historia, sin concesiones fáciles a la galería o al sentimentalismo, como sucede en la novela. Redford ha apostado por un ritmo lento, que permite apreciar la naturaleza, los caballos y paisajes, bellamente fotografiados por Robert Richardson, con un estilo que invita a la contemplación y que recuerda a ratos a la Oda al caballo, de Kurosawa. El contraste entre los dos mundos, el de Nueva York y el de Montana, habla por sí mismo; también el de las familias MacLean y Booker. La vida de Tom tampoco fue fácil: vivió en la ciudad y allí sufrió, y tuvo que volver al rancho a recuperar la paz. Una invitación a alejarse del mundanal ruido con sabor New Age, confusa e insuficiente: todo apunta hacia Dios, sin atreverse a llegar a Él. Esta carencia deja insatisfecho al espectador; salta a la vista que falta algo y que todo ese alarde estético apunta la solución, pero no la da.

Todas las interpretaciones son de gran calidad. Junto al buen hacer de los veteranos Robert Redford, Kristin Scott-Thomas y Sam Neill, cabe destacar a la jovencita Scarlett Johansson, en el papel de Grace. F.G.-D.

Director: Robert Redford. Intérpretes: Robert Redford (Tom Booker), Kristin Scott Thomas (Annie MacLean), Sam Neill (Robert MacLean), Scarlett Johansson (Grace MacLean), Dianne Wiest (Diane Booker), Chris Cooper (Frank Booker), Cherry Jones (Liz Hammond), Catherine Bosworth (Judith). País: Estados Unidos. Año: 1998. Producción: Patrick Makey y Robert Redford, para Wildwood Enterprises. Presentada por: Touchstone Pictures. Argumento: Basado en la novela homónima de Nicholas Evans. Editorial: Plaza & Janés. Guión: Eric Roth y Richard LaGravenese. Música: Thomas Newman. B.S.O.: Hollywood. Fotografía: Robert Richardson. Dirección artística: Jon Hutman. Montaje: Tom Rolf, Hank Corwin y Freeman A. Davies. Estreno en Madrid: 2-X-98. Distribuidora cine: Buena Vista. Distribuidora vídeo: Buena Vista. Duración: 165 minutos. Género: Drama romántico. Premios principales: Candidata al Oscar 1998 a la mejor canción original: A Soft Place to Fall, de Allison Moorer y Gwil Owen. Público apropiado: Jóvenes-adultos. Contenidos específicos: —.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información