Bloggermania

Críticas de Cine

Lun10232017

Last updateLun, 23 Oct 2017 2am

Hulk

The Hulk

Ang Lee y un superhéroe de cómic. El director de Comer, beber, amar y Tigre & Dragón, y un personaje de la cultura pop americana. La combinación suena atrevida, aunque este tipo de desafíos no son ajenos al director taiwanés, que entregó una buena adaptación de Jane Austen (Sentido y sensibilidad) y una afilada radiografía del desmadre norteamericano de los años 70 (La tormenta de hielo). Aquí, de la mano de su guionista y colaborador habitual James Schamus, se sumerge de lleno en una película con todas las características, a priori, del típico blockbuster veraniego made in USA: adaptación de un tebeo muy popular, gran presupuesto, espectaculares efectos especiales... Pero Lee es Lee, y no se conforma con una película cualquiera. Y para alguien que dice haberse inspirado, al concebir el film, en la mitología griega, cabe decir que ése es precisamente su talón de Aquiles.

De entrada, Lee es muy fiel a su fuente, el cómic de Marvel ideado por Stan Lee y Jack Kirby. Bruce Banner es un científico que accidentalmente sufre los efectos de una radiación. A partir de ese momento, cuando tiene un arranque de ira, su entera persona se transforma en Hulk, una enorme criatura verde de fuerza descomunal. Alrededor de esta premisa, un guión ambicioso —en el que han intervenido al menos cuatro personas—, trata de abarcar demasiados temas: el turbio pasado familiar de Bruce Banner y la dificultad que éste tiene pare entenderse con su ex novia Betty Ross (que permite abordar las relaciones paternofiliales y las dificultades de comunicación, un tema cercano a Lee), el lado iracundo que todos escondemos (el modo de abordarlo bascula entre el psicoanálisis y su concepto de represión, y tratamientos literarios clásicos como Dr. Jekyll y Mr. Hyde), los experimentos genéticos, las patentes comerciales, la búsqueda de nuevas armas para los ejércitos… Y en torno a todo ello Lee se esfuerza en mostrar los miedos personales, el desconocimiento propio, la oscuridad en la que, piensa él, se desenvuelve el común de los mortales.

Es una bonita idea dotar a Hulk de resonancias de tragedia griega. Pero Lee yerra en el intento. El esfuerzo por conjugar una historia de cierta densidad con las escenas deslumbrantes que se esperan de una película de este tipo no está logrado. El film es, sí, entretenido, pero claramente descompensado. Ni se definen a fondo los personajes, demasiado herméticos (los padres y sus hijos, Nick Nolte y Eric Bana, Sam Elliott y Jennifer Connelly) cuando no sencillamente caricaturescos (el villano de Josh Lucas), ni los pasajes de acción pueden calificarse de memorables. La criatura verdosa creada por ILM convence sólo a ratos: sus paseos saltarines en el desierto parecen recién salidos de un videojuego. Tampoco se entiende la caprichosa decisión de Lee de dividir la pantalla, en algunos pasajes, en numerosos cuadrantes con distintos puntos de vista de la acción. Asegura el director que es su modo de capturar la estética de viñetas del mundo de la historieta pero, francamente, medios de expresión distintos exigen técnicas distintas; y ese split más bien distrae, te saca de la película. J.M.A.

Director: Ang Lee. Intérpretes: Eric Bana (Bruce Banner), Jennifer Connelly (Betty Ross), Sam Elliott (Ross), Josh Lucas (Talbot), Nick Nolte (Padre). País: Estados Unidos. Año: 2003. Producción: Avi Arad, Larry J. Franco, para Good Machine. Presentada por: Universal Pictures. Guión: John Turman, Michael France, James Schamus. Música: Danny Elfman. Fotografía: Fred Elmes. Dirección artística: Thomas Roth. Montaje: Tim Squyres. Estreno en Madrid: 04-VII-03. Distribuidora cine: UIP. Distribuidora de vídeo y DVD: Universal. Duración: 138 minutos. Género: Aventuras, ciencia ficción. Público adecuado: Jóvenes. Contenidos especiales: V.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información